Una Palabra Oportuna No. 2183

15

Oración de la mañana. Viernes 02 de diciembre de 2022.

Por Herlinda Gamboa. Narra Julitze Mayurel.

Cafecito de la esperanza en tiempo de Adviento

Señor Jesús, aquí estamos gritando con los ciegos que no se rinden: “Hijo de David, ten compasión”. Escuchamos tu promesa: “aquel día los sordos oirán… los ojos de los ciegos verán sin tinieblas ni oscuridad; los oprimidos volverán a alegrarse… y los pobres se gozarán”.  Los dos ciegos del Evangelio confían y te siguen en busca de luz. Lo hacen porque en la oscuridad de la historia, eres la luz que ilumina las noches del corazón del mundo, derrotas las tinieblas y vences toda ceguera.

También nosotros, tenemos cegueras en el corazón, como ellos, somos viajeros metidos en la oscuridad de la vida. En nuestro café de esta mañana nos dedicamos a descubrir con paciencia y cariño las cegueras propias. Acudimos a ti. “Vengan a mí todos los cansados y abrumados por cargas, y yo los haré descansar”. Vamos a mirarnos por dentro, en profundidad.

“¡Hay cosas colgadas que lastiman, barremos el suelo y abrimos las puertas! Ahora tocamos las flautas de los sencillos, de los limpios de corazón que te pueden ver. Hacemos el ejercicio de mejorar para que te encuentres a gusto si bajas. Es bueno descubrir los rostros que amamos y nos amaron. Las voces que fueron música y caricia. Reconocemos tantas veces que dejamos de mirar al frente, a lo alto. Y clavamos la vista en el suelo triste de la rutina, la indiferencia, el rencor”. 

Nos alzamos, casi sin creer que sea posible, podemos ver,  mirar al frente descubrir un mundo, y a Dios, esperando… ¡Ven Señor no tardes!

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén. PAZ Y BIEN.

Con tupresencia Señor, saldremos fortalecidos.