Una Palabra Oportuna No. 2211

16

Oración de la mañana. Viernes 16 de diciembre de 2022.

Por Mireya Escalante.

Una revisión (Juan 5, 33-36)

De nuevo en la Palabra de hoy, Jesús insiste en cuáles son las señales, que vean hechas realidad  las obras que su Padre le encargó.

Es momento para que nosotros sus hijos, mostremos y veamos nuestras señales.

Les propondría, tomémonos unos minutos para mirar con nuestros ojos y los internos,  -que nos llevan a la memoria-,  a nuestro alrededor. Trata de identificar de las muchas señales que ves y que has vivido, dónde se ha manifestado Dios en tu vida. Saldrán muchas cosas hermosas, desde las más sencillas: esa mano que te transmitió su amor, esa sonrisa que te alumbró la vida…

Y ahora, tomemos otro tiempo para ver nuestras propias obras. Cuáles le han permitido a otros ver a Dios en ti, en tus gestos, en tus actitudes….

Cuándo hemos sido señales para los otros, para que con Jesús podamos decir: “vengan y vean que he hecho lo que me ha encomendado el Padre”.

Lo que resta después de este ejercicio es abrir nuestro corazón al agradecimiento, para que con ese calorcito, sea un buen sitio acogedor que le podamos brindar a este Niño que muy pronto nacerá.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.