Una Palabra Oportuna No. 2214

21

Espiritualidad. Sábado 17 de diciembre de 2022

Por Alexander Medina.

Tu promesa por siempre

La buena nueva es por siempre permanente, vigente, eterna y sorprendentemente renovada de generación en generación. El Dios de la vida mantiene su fidelidad con su pueblo sencillo y humilde a través de la promesa de la salvación por los siglos de los siglos, es decir, para toda la vida.

El Dios padre y madre no se fija en los nombres rimbombantes ni afamados para permanecer dentro de nosotros y con nosotros.

Su encarnación entre los más pobres, entre los descartados, entre los vulnerados y humillados por este mundo es total y con una entrega absoluta con la certeza de que ellos volverán a la vida.

Por estos días que se avecinan esa promesa nuevamente será encarnada en esta tierra desde el nacimiento de un niño envuelto en sábanas en medio de un pesebre.

Miremos al interior de nuestras vidas. Tomemos un minuto de este agitado día y descubriremos complacidos que somos herederos de esa fidelidad de Dios para con nosotros desde nuestros antepasados, nuestros familiares y amigos.

Y repitamos: Gracias Señor, Gracias.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.