Una Palabra Oportuna No. 2218

10

Actitudes. Lunes 19 de diciembre de 2022.

Por Antonio Pérez Esclarín.

La verdadera libertad

La Navidad es una invitación a la genuina libertad. Lamentablemente muchos invocan la libertad, pero la confunden con su opuesto: la total dependencia, la esclavitud al dinero, poder, placeres y caprichos. Algunos dicen “soy libre y por ello hago lo que me da la gana”, sin caer en la cuenta que están encadenados a su egoísmo, su agresividad, su ambición o sus vicios.

Esa falsa libertad llena a las personas de cadenas y al mundo de nuevos esclavos. Libre es la persona que se esfuerza por romper las cadenas de sus apegos y ataduras, y vive comprometida en la conquista de sí misma, lo que exige gran valor para salirse de la comodidad y del rebaño. En un mundo que cada vez más decide por nosotros lo que podemos hacer y debemos hacer, que desprecia la verdad, que no tolera la crítica y persigue a los que reclaman sus derechos, la libertad debe traducirse en liberación, en lucha tenaz contra todas las formas de dominación, opresión e injusticia.

Pero solo corazones libres podrán liberar, con corazones aferrados al poder nunca construiremos auténtica democracia. Con corazones esclavos del tener y acumular nunca acabaremos con la corrupción. Con corazones llenos de odio y violencia nunca construiremos la paz.

Ser libre supone optar por la justicia, la responsabilidad y el servicio.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.