Una Palabra Oportuna No. 2232

7

Espiritualidad. Lunes 26 de diciembre de 2022.

Por Antonio Pérez Esclarín.

José y María ejemplos de entrega

La Navidad es esencialmente una fiesta familiar, por ello deberíamos esforzarnos en estos días por robustecer los lazos familiares. Los escasos relatos en los Evangelios de la infancia de Jesús son más que suficientes para ver en José y María unos modelos de padres, entregados por completo a la voluntad de Dios y al servicio de su hijo.

José es presentado como un hombre bueno, siempre preocupado por proteger y salvar a la familia. Podemos imaginar la firmeza y el valor de José, un artesano pobre cuando tienen que huir precipitadamente a Egipto, al enterarse de que Herodes anda buscando al niño para matarlo. Serían largos días de hambre, de dormir a la intemperie, de sortear cientos de amenazas y peligros, y luego de todos los inconvenientes que supone establecerse en un país desconocido, como les está sucediendo a tantos migrantes que han debido salir de sus países.

Podemos imaginar a José siempre diligente, preocupado para que no les faltara nada al niño ni a su madre, como ya lo había sido en el viaje a Belén, donde no consiguieron albergue y tuvo que acomodar un corral para que María diera a luz.

En María encontramos un modelo perfecto de entrega a Dios, que es también servicio a la familia y a los demás. Su sí confiado y total en la Anunciación “He aquí la cierva del Señor, hágase en mí según tu palabra” hizo posible la Encarnación. De inmediato al enterarse de que su prima Isabel también estaba embarazada, partió en su ayuda, sabía bien que sería un embarazo muy difícil, pues Isabel era una mujer de avanzada edad y marchó presurosa a ayudarla.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.