Una Palabra Oportuna No. 2249

16

Oración de la mañana. Miércoles 04 de enero de 2022.

Por Herlinda Gamboa. Narra Julitze Mayurel.

Cafecito de la esperanza en tiempo de Navidad

Señor Jesús, está amaneciendo y nos detenemos en esta experiencia de encuentro contigo: “Ven y verás”. Cada llamada es una iniciativa de tu amor. Llamas a la vida, a la fe… a la misión… a un estado de vida. “Yo te quiero aquí”. Son maneras diferentes de realizar el proyecto que tienes para cada uno de nosotros, que es siempre un plan de amor. “Maestro, ¿Dónde vives?”. Juan,  te sitúa en camino, iniciando la misión. Tu presencia no deja indiferente a nadie. “¿Qué buscas?”

Todos  en algún momento de la vida, nos planteamos interrogantes ante las encrucijadas que encontramos. ¿Qué busco? ¿Dónde puedo encontrar una referencia, un ideal que guie y dé sentido a mi vida? Para los primeros discípulos y algunos seguidores de Juan Bautista lo encuentran en ti, el Maestro, el Mesías esperado. Es tan grande el impacto que les produce que nos dejaron por escrito la hora del encuentro: “Eran las cuatro de la tarde”.

Hay encuentros en la vida que marcan, dejan huellas y nos transforman. Y la pregunta exigente y comprometida: “¿Dónde vives?” Abre a grandes desafíos, a nuevos horizontes. Nos conduce a “tu casa”, a la Sinagoga de Nazaret donde anuncias tu proyecto de vida: “Yo vine para que todos tengan vida y vida en abundancia”. Estas palabras van dirigidas a ti y a mí en este momento de nuestra historia. Porque  “tuve hambre y me diste de comer… Era emigrante y me acogiste. Vivía en guerra y trabajaste por la paz”.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén.  PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.