Una Palabra Oportuna No. 2252

18

Oración de la noche. Jueves 5 de enero de 2023

Por Hna. Elena Azofra.

Interioridad

¿Dispuesto para la celebración de la Epifanía del Señor? Respira profundo, serénate,  y lee despacio lo que el profeta Isaías anuncia:

“Levántate, brilla, Jerusalén, que llega tu luz; la gloria del Señor amanece sobre ti! Mira: las tinieblas cubren la tierra, y la oscuridad los pueblos, pero sobre ti amanecerá el Señor, su gloria aparecerá sobre ti. Y caminarán los pueblos a tu luz, los reyes al resplandor de tu aurora”.

Epifanía significa manifestación, revelación. Dios se automuestra en todo su esplendor.

Estamos acostumbrados a contemplar a Dios preocupado por la humanidad, compasivo con los pecadores, misericordioso y providente con todos… Padre acogedor y comprensivo, y otros atributos hermosos y, sobre todo, pacificadores del ánimo del hombre. Pero también hay que contemplarlo esplendoroso, glorioso, triunfante.

El texto de Isaías son palabras llenas de esperanza, que también trasmiten seguridad en el poder de Dios y compromiso del hombre.

○ Seguridad de salvación, de cambio cósmico y social que beneficiará a todos, obrado por Dios.

○ Compromiso nuestro porque la condición que pone el Señor es LEVÁNTATE Y BRILLA.

Respira profundo de nuevo, contempla a Dios que se manifiesta a la humanidad para acercarse a nosotros y para acercarnos a Él. Interioriza lo que el Señor te promete y, también, acepta humildemente lo que tú debes aportar, para dejar la postración y la oscuridad por una actitud levantada y una imagen iluminada.

¡Muéstranos tu rostro, Señor, y viviremos!

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.