Una Palabra Oportuna No. 2277

21

Oración de la mañana. Miércoles 18 de enero de 2023.

Por Herlinda Gamboa. Narra Julitze Mayurel.

Cafecito de la esperanza en la semana de Oración por la unidad de los Cristianos

Señor Jesús, nuevamente nos enseñas que hay que obrar el bien en todo tiempo. El amor que nos viene de ti nos conduce a la Ley suprema que nos dejaste: el mandamiento nuevo del Amor. No suprimes ni criticas la Ley de Moisés, tú mismo cumples sus preceptos y acudes a la sinagoga el sábado; es la interpretación estrecha que han hecho los maestros y fariseos, una interpretación que deja poco espacio a la misericordia…eso es lo que cuestionas. Contemplamos la escena: En la sinagoga hay una persona con una mano paralizada.

Vienes realizando curaciones en sábado, y lo vas a hacer sabiendo que no está permitido. Te indigna la dureza de corazón de tus paisanos, no cedes ante el riesgo que corres. Curas al hombre de la mano paralizada. Tienes muy claro que lo que hay que hacer siempre es aquello que busca el bien y la salvación. La persona a la que curas. Alguien que, en principio, no ha pedido nada; que quizá prefería pasar desapercibido en aquel clima tenso…  Accede a tu petición y se “expone”: “Ponte ahí en medio”.

De todos los que aquel día se encontraron contigo en la sinagoga, se diría que solo a él le ha llegado la salvación. ¿Y nosotros? ¿Queremos exponer nuestras zonas de parálisis, dejar que las toques y las sanes? Hoy cuando iniciamos esta jornada de oración te pedimos nos liberes de las parálisis que atentan contra la unidad y la comunión de la Iglesia.

Todos los cristianos necesitamos presentarnos ante ti y con profunda humildad reconocer que somos causa de división y pedir el don de la unidad en la misma fe. Que en estos días caminemos juntos en tu búsqueda y al final logremos encontrarnos y sentirnos hermanos, hijos de un mismo Padre.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.