Una Palabra Oportuna No. 288

Una Palabra Oportuna

Oración de la mañana. Domingo 31 de mayo de 2020.

Por Herlinda Gamboa y voz de Yulitze Mayurel.

Domingo de Pentecostés

Señor Jesús, celebramos la fiesta del Espíritu, que nos regala los dones y frutos que nos entregas para devolvernos la fortaleza y la sabiduría, regalos generosos y gratuitos de tu amor. Nuestra tierra reseca y sedienta, necesitada de justicia, dignidad, de paz y libertad te recibe, y suplica que renueves la faz de esta tierra atormentada por el dolor y la violencia.

Tu presencia es un soplo de esperanza, la llama de amor viva en medio la noche oscura que vivimos. El aliento de vida en medio de la muerte, la medicina que sana la herida y alivia el dolor. La fuerza en la debilidad, el aire sereno y profundo que nos anima el caminar en el desierto, buscando caminos de transformación verdadera.

Un nuevo Pentecostés nos impulsa al compromiso y a la misión. Salimos con el corazón dispuesto a ser testigos con la fuerza de tu Espíritu que nos guía, acompaña, consuela para consolar y animar. Un nuevo Pentecostés que deje huellas de bien y bondad. De confianza y tolerancia. Aquí estamos compartiendo el café del Espíritu que hoy nos reúne para sentirnos Iglesia, pueblo de Dios. María nos acompaña en esta celebración de gozo interior
Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén.

PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.