Una Palabra Oportuna No. 296

Una Palabra Oportuna

Oración de la mañana. Martes 2 de junio de 2020.

Por Herlinda Gamboa y voz de Alexander Medina.

Señor Jesús, nos amanece un nuevo día y estamos en tu presencia.

Hoy el café tiene sabor a lo conocido, eso ordinario de cada día. Sabor de Nazaret, de vida de familia, de problemas, carencias, trabajo; de comida,  salud y enfermedad. También de la celebración y el descanso. En esta realidad te presentas como el profeta que anuncia y denuncia con claridad la verdad. El hombre de Dios que realiza signos de bien…colocas todo en su lugar  “Dale al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”.

Cuesta reconocerte, escuchar tu voz en la profecía sencilla del compañero de trabajo, ese que sabe menos según nuestro criterio…en la respuesta sabia del niño que nos sorprende con su lógica. En el reclamo silencioso de quien no habla y siempre actúa. En la pregunta sin respuesta de quien busca la verdad. En la soledad de quien pide solo un poco de compañía. Tantos gestos de bondad, cotidianos, anónimos, ordinarios a los que nos acostumbramos. Profetas de cada día, siempre presentes, cercanos y familiares.

Abre nuestros ojos y nuestro corazón para que podamos reconocerte. Pedimos tu ayuda para vivir en coherencia y radicalidad nuestra fe.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén. Paz y Bien.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.