Una Palabra Oportuna No. 440

Oración De la mañana. Miércoles 08 de julio de 2020.

Por Herlinda Gamboa. Voz Julitze Maryurel.

Cafecito de la esperanza, miércoles de llamada

Señor Jesús, “estamos aquí, entre la gente, lo mismo que los Doce. Tú te habías pasado la noche en oración, el corazón y los ojos hacia arriba levantando las manos como hace el labriego suplicando la lluvia. La gente había venido con sus sacos de lágrimas encima de la espalda y no dabas abasto. Ni un momento tenías para poder apenas respirar o tomar un bocado.

“No sabemos por qué, estamos aquí como uno más temblando bajo el frío de nuestro propio nombre”. Te pusiste de pie y hasta los montes lejanos, las casas, los campos sembrados, los arroyos de agua, el árbol cargado de frutas sintieron que una mano prodigiosa acariciaba su corazón. Dijiste nuestro nombre y un torrente de alegría nos recorrió las entrañas.

Me llamas por mi nombre, me nombras y quieres que te siga. Siento cómo la ilusión y los miedos me invaden, estoy tentado de mirar a otro lado, sé que todo sería vacío. Mis redes, mis ocupaciones, mis trabajos. Al pensar en seguirte y estar contigo todo tiene sentido. Deseo dejarlo todo y caminar contigo no sé dónde iremos o con quién nos encontraremos, estaré contigo y eso me basta. Me levanto estoy a tu disposición. Desde entonces, eres el Maestro a quien seguimos.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén. PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.