Una Palabra Oportuna No. 447

Oración de la noche. Jueves 09 de julio de 2020

Autor: Javier. A. Fuenmayor, SJ

Tiempo para acercarme al Señor y recoger mi día en su presencia misericordiosa. Respirando con serenidad tomo conciencia de su presencia: “Ven, Señor, a salvarnos”.

Gracias, Señor, por ser tan bueno y generoso en tantos detalles.

Mi vida en la cotidianidad va cargada de muchas cosas en medio de una realidad muy compleja. Afino mi percepción desde el corazón y reconozco tu paso siempre salvador. No permitas que las tretas del mal espíritu me separen de tu gracia y tu amor.

Te pido disculpas por lo que no haya estado bien de mi parte en este día. Quiero crecer y dejarme moldear según tu modo de proceder.

Consagro a ti mi descanso nocturno. Me abandono en ti. Dame tu amor y tu gracia, que eso me basta. Amén.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.