Una Palabra Oportuna No. 553

Espiritualidad. Miércoles 5 de agosto de 2020.

Una gran mujer

Por Mireya Escalante.

Al orar con la palabra de Dios, me metí en la escena como si estuviera presente, tal y como nos lo ha enseñado San Ignacio y lo que contemplé me llenó de admiración: una mujer de la cual no sabemos su nombre, tan solo que no era judía, que se acercó a suplicarle a Jesús porque tenía una gran motivación, su hija estaba enferma, algo que cualquier madre puede entender…

No se amilanó ante la indiferencia de Jesús, gritó, se hizo notar, tampoco frente a la repuesta dura que le dio porque creía que su misión era solo para los judíos. Ella supo hacerle ver, que aunque sea las migajas le correspondían. La respuesta de Jesús lo dice todo: “Mujer, que grande es tu fe”

La confianza es lo contrario del temor, esa mujer no temía, confiaba plenamente. En cambio ¿cuántas  veces nosotros flaqueamos ante el primer obstáculo?

Hoy más que nunca necesitamos de la fe de esa mujer, para creer que no todo está perdido, que depende de cada uno de nosotros, para poner muchos granos de arena  y ver surgir la montaña de un mundo nuevo y diferente.

Saber que si Dios está con nosotros, entonces ¿quién contra nosotros?

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.