Una Palabra Oportuna No. 574

Espiritualidad. Jueves 20 de agosto de 2020.

Por Pedietri Ramírez.

La esperanza como don

Hablar de esperanza es hablar de un don, un regalo de Dios a través del conocimiento y relación personal con su hijo Jesús.

La esperanza es esa fuerza que nos concede el Espíritu Santo para superar situaciones que nos retan, que nos anima a buscar soluciones como miembros de una familia. Esa fuerza que nos ayuda a  superar situaciones de injusticia, conflicto e individualidades a lo interno de nuestros barrios, veredas y edificios, con nuestros vecinos; buscando conformar comunidades  fraternas y solidarias.

El ser humano construye su historia de vida cuando se traza metas y las conquista.  Esto lo capacita a seguir apostando, dar lo mejor de sí, no retroceder y a realizar todo lo que está a su alcance para lograrla, confiando todo en manos de Dios, que quiere su bien y lo acompaña a lo largo de su historia personal.

Decir:” A Dios rogando y con el mazo dando” evoca lo importante y necesario de trabajar por un sueño, por esa meta que se quiere lograr, pero sin perder de vista que el Señor nos acompaña, anima y auxilia cuando le necesitamos.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.