Una Palabra Oportuna No. 576

Oración de la mañana. Martes 11 de agosto de 2020.

Por Adalberto González.

Gracias Señor, por este nuevo día y este momento de oración para conversar contigo. Te pido que me ayudes a disponer mi interior para saber escucharte y así pueda dejar que tus palabras se hagan vida en mí.

Hoy, tú me invitas a renunciar a mí mismo, tomar mi cruz y seguirte cada día. Sé que no se trata de colgarme un crucifijo en el pecho sino que es la Cruz de la Vida; la Cruz como una misión de amor para transformar; la Cruz de asumir las luchas y las consecuencias del compromiso por la “Vida Digna”, por la justicia y por la paz que nos humaniza; la Cruz de la disponibilidad de ser solidario con los más necesitados. Pero, me cuesta tanto, Señor, no quejarme y seguirte con confianza y alegría, porque la Cruz pesa y, a veces, siento que demasiado.

Hoy te pido Señor, la Gracia de tu Sabiduría, el don de la valentía para vivir la misión de mi Cruz con Alegría y Esperanza. Amén

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.