Una Palabra Oportuna No. 579

Oración de la noche. Martes 11 de agosto de 2020.

Por José Francisco Aranguren, SJ.

Preparémonos para la oración de la noche

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Este día martes, llega a su fin. Quiero serenar mi espíritu y mi cuerpo para poder ver desde ti mi vida.

¡Señor, en este momento, te pido que me prestes tus ojos para que me vea como tú me ves! Con tu mirada misericordiosa. 

Señor, respiro profundo y en esta noche te pido que sanes mis heridas. Tú eres el pan de vida, robustece mi espíritu para que te siga firmemente. A veces, y bien lo sabes, pareciera que la vida se me va por entre los dedos pero tu vara y tu cayado me sostienen.  Te agradezco por todo lo vivido y por haberme prestado tus ojos. 

Caigo en cuenta del sentimiento que me embarga al terminar esta oración.

 Me despido de ti pidiéndote la fe de María.

¡Dame, Señor, la fe de María! Amén.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.