Una Palabra Oportuna No. 644

Oración de la noche. Domingo 20 de septiembre de 2020.

Por José Francisco Aranguren, SJ.

Padre del amor, Señor de la historia, en esta noche de domingo dispongo un espacio de mi corazón y de mi vida para ti, para establecer contacto especial contigo. Quiero rastrear de qué modo has estado presente en mi vida a lo largo de la semana.

Papá-Dios, sabes que, a ratos, ando en mi mundo y me desconecto de ti. Dame el don de no perderte del dial, de oír tu voz, de permanecer en tu amor. ¡Que no haya semana en la que no me reconecte contigo!

Recibo tu amor venido del Padre que eres para mí, sabiendo que me amas con amor de madre. Recibo, me abro a tu presencia para que ensanches mi corazón de modo que puedan entrar todos mis hermanos, y no solo los que me caen bien o los que piensan como yo. Te ruego por ellos.

Te encomiendo esta semana que empieza. Amén.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.