Una Palabra Oportuna No. 990

palabra

Espiritualidad. Viernes 12 de marzo de 2021.

Por Antonio Pérez Esclarín.

Como orar

En estos días de cuaresma, en que además estamos agobiados por tantos problemas, que en vez de resolverse, se agudizan cada vez más, debemos orar mucho. La oración no es para huir de la vida, para encontrar un consuelo ilusorio, o para pedirle a Dios que resuelva nuestros problemas. La oración es para pedirle fuerzas para cumplir su voluntad y luchar con determinación contra el mal y todas sus manifestaciones.

Si la oración no lleva el compromiso,  si no alimenta las ganas de combatir todas las expresiones del mal y de dedicar la vida al servicio y defensa de la vida para todos, no tiene sentido. Se trata de como lo hacía Jesús, alimentar en la oración la cercanía con el Padre, saborear su amor y fortalecer nuestra decisión de vivir entregados a la construcción de un mundo fraternal, donde todos podamos vivir con dignidad.

La oración nos mete en un mundo nuevo, el de Dios, y lo sitúa con más fuerza en el corazón de los hombres.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.