Una Palabra Oportuna No. 993

Oración de la mañana. Domingo 14 de marzo de 2021.

Por Herlinda Gamboa. Narra Julitze Mayurel

Cafecito de la esperanza en el cuarto domingo de cuaresma

Señor Jesús, entra en mi corazón. Tu presencia me sana. Hace unas semanas iniciábamos nuestro camino cuaresmal cargados de ilusiones, anhelos y buenos deseos. Nos poníamos en tus manos para dejarnos alcanzar por tu Palabra y, transformar por la fuerza del amor y del perdón que renueva y recrea la dignidad de nuestra vida y nos lanza a tejer con entusiasmo vínculos sólidos de fraternidad y amor universal.

En este camino, hemos tropezado con algunos obstáculos que han frenado nuestra marcha y  voluntad. Cuando el camino se hace más difícil, el cansancio nos debilita y la tentación del abandono aparece, sigues en tu empeño de acompañarnos hasta la cima de la Vida, te pones a nuestro lado para caminar con nosotros y recargar una vez más nuestros corazones cansados con la ilusión y la pasión del primer amor.

Danos amor, luz, fuerza para enfrentar las dificultades. Este domingo sentimos que el camino se hace lento y pesado, nos detenemos. Miramos por un instante tu corazón y sentimos como nos recargas las fuerzas y nos lanzas de nuevo a la aventura del infinito, sin argumentos, tan solo la ternura del amor que se hace vida y camino. Recuerdo tu palabra: “Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo para que no perezca ninguno de los que creen en Él, sino que tengan vida eterna.”

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén. PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.