Verde y asfixiado, el hallazgo de la NASA sobre el Lago de Maracaibo

115
Imagen de satélite del 25 de septiembre de 2021. Foto: MODIS en el satélite Aqua de la NASA

Uno de los lagos más grandes de América del Sur y más antiguos del mundo se está asfixiando con mareas negras y algas verdes.

El Lago de Maracaibo “alguna vez fue una fuente de gran abundancia, particularmente de combustibles fósiles y pescado, para la gente de Venezuela. Ahora, el Lago de Maracaibo es mayormente abundante con la contaminación de las fugas de aceite y el exceso de nutrientes”, así comienza el artículo del Observatorio de la Tierra de la NASA.

En imágenes satelitales compartidas por el Observatorio de la NASA, se observa un lago verdoso y con tonos grises oscuros, producto de la contaminación por fugas petroleras y exceso de nutrientes.

Tal como señala el artículo, el Observatorio basado en informes científicos y noticias han corroborado la veracidad del mal estado del Lago que por años presentan manchas del pesado crudo negro.

Imágenes del flujo de corrientes y remolinos, captadas el 10 septiembre de 2021. Foto: Operational Land Imager (OLI) en Landsat 8

La NASA relata la evolución del Lago de Maracaibo que ya califican como “aguas turbulentas” porque pone en peligro  la vida silvestre, la calidad del agua y la salud humana.

El Lago, de extensión de 13.000 kilómetros cuadrados (5.000 millas cuadradas), ubicado en el noroeste de Venezuela, está cubierto de nutrientes y de la lenteja de agua. Gran parte del verde del lago ahora proviene de abundantes algas verdes como Scenedesmus y Chlorella

“Las flores verdes que ves son flores de fitoplancton y cianobacterias, localmente llamadas verdín ”, dijo Eduardo Klein-Salas, científico de teledetección de la Universidad Simón Bolívar. 

“Son una característica permanente del lago, que depende del ciclo estacional de mezcla del entorno ya altamente eutrófico”, señaló.

Las manchas oscuras

Además del gran verde, las imágenes muestran manchas oscuras que pueden venir de los miles de pozos petroleros perforados en el lago desde la Primera Guerra Mundial.

Según informes de agencias de noticias, grupos ambientalistas y defensores de los derechos humanos, entre 2010 y 2016 se produjeron entre 40.000 y 50.000 fugas y derrames de petróleo en Venezuela, incluido el lago de Maracaibo.

Miles de torres de perforación de petróleo y miles de millas de oleoductos se están deteriorando o goteando debido a la falta de capital para repararlos. Los pescadores locales a menudo encuentran sus redes y sus capturas empapadas en crudo, indica el Observatorio.

“El petróleo se está derramando de muchos oleoductos sumergidos y envejecidos que no se mantienen, en su mayoría ni siquiera están mapeados”, indicó Frank Muller-Karger, un científico marino de la Universidad del Sur de Florida que ha estudiado el lago con datos MODIS. 

Muller-Karger también explicó que otras manchas de petróleo provienen de fugas de tanques y recipientes de almacenamiento sobre la superficie.

“Los problemas ecológicos con los derrames de petróleo son acumulativos y afectan a muchos pescadores locales, no solo en el Lago de Maracaibo sino en muchos lugares de la costa venezolana hasta el golfo de Paria. Sin embargo, el gobierno no hace ningún esfuerzo por cambiar las cosas; más bien, los derrames de petróleo han empeorado con el tiempo”, agregó el científico para la nota de la NASA.

Imagen de satélite del 2 de septiembre de 2021. Foto: MultiSpectral Imager en Sentinel-2 de la Agencia Espacial Europea