A un mes del deslave en Las Tejerías

228
Familia afectada en Las Tejerías.
Familia afectada en Las Tejerías. Foto: AP / Matias Delacroix.

El pasado 9 de octubre las torrenciales lluvias en la ciudad Las Tejerías, estado Aragua, arrastraron rocas, sedimentos y árboles, ocasionando la muerte de dos personas y una desaparecida.

Los habitantes de esa zona del país amanecieron con las calles inundadas, enlodadas y con múltiples escombros que obstaculizaban las vías.

Uno de los vecinos de Las Tejerías identificado como Orlando Tábata, dijo en un video a la periodista Carmen Elisa Pecorelli que lo ocurrido fue “una tragedia demasiado lamentable”.

“Da dolor ver cómo desaparecieron comercios, casas y familias enteras que todavía no las han conseguido”, expresó Tábata en aquel momento.

Agregó que en las calles se comentaba que el deslave había dejado más de 40 muertos.

Registro oficial de muertes y desaparecidos

Ese mismo día la vicepresidenta ejecutiva de la República, Delcy Rodríguez, informó que la cifra de muertos subió a 22 personas y más de 50 desaparecidas.

La funcionaria detalló que se desbordaron cinco quebradas y que ante esta situación Las Tejerías quedó declarada como “zona de tragedia” y decretó tres días de duelo regional por las víctimas del deslave.

Un día después, el 10 de octubre, la propia vicepresidenta confirmó la muerte de 13 personas más, subiendo a 35 la cifra de víctimas mortales por la tragedia en Las Tejerías.

En un video colgado en la cuenta de Twitter del gobierno de Aragua, Rodríguez precisó que 52 personas estaban desaparecidas.

“Por instrucciones del presidente Nicolás Maduro, hemos actualizado un parte. Ya hemos encontrado 35 personas fallecidas, lamentablemente, Protección Civil tiene un censo de 52 desaparecidos”, dijo Rodríguez.

El 11 de octubre Delcy Rodríguez informó que la cantidad de personas fallecidas por el deslave ascendió ese día a 43.

Luego, el 13 de octubre el ministro de Relaciones Interiores, Remigio Ceballos, dijo que hasta ese momento contabilizaron 50 muertes en Las Tejerías.

Cuatro días después, el 17 de octubre, el presidente de la República, Nicolás Maduro, confirmó que subió a 54 los fallecidos por el deslave en Las Tejerías, en el estado Aragua.

Durante un segundo recorrido realizado por el jefe de Estado en Las Tejerías, para inspeccionar los avances en la atención de los afectados por la tragedia, dijo que han registrado a ocho desaparecidos.

“Hasta ahora van contabilizados 54 fallecidos encontrados e identificados, entregados a sus familiares. Mis condolencias a todos los familiares y a todos los vecinos y vecinas de Las Tejerías por esta dolorosa pérdida de hermanos y hermanas. Tenemos un número de desaparecidos reportados, me dicen que son 8, confirmado completamente, y seguimos nosotros en la búsqueda”, informó el mandatario nacional durante una transmisión del canal Venezolana de Televisión en ese momento.

Dificultades para trasladar los donativos

El 13 de octubre, Radio Fe y Alegría Noticias conversó con el Presbítero Pedro Hurtado, director de Cáritas Aragua, quien dijo que tenían muchas dificultades para trasladar los donativos afectados por el deslave en Las Tejerías.

“Tenemos que caminar 4 kilómetros cargando agua, comida, a veces la comida se puede dañar, pero estamos tratando de que todo eso llegue a los más afectados”, aseguró.

Además, dijo que los alimentos donados tenían que distribuirlos entre los más afectados por el deslave y también entre los funcionarios desplegados en la zona, porque muchos de ellos pasaban horas o días sin comer.

¿Qué ocurrió en Las Tejerías?

La geóloga Luiraima Salazar aseguró que en Las Tejerías lo que ocurrió fue un desplazamiento de escombros, conocido como “aludes torrenciales”.

“Yo le llamo flujo de detrito de escombros que es una masa compuesta por lodo, arena, rocas, materia orgánica, incluso gases, que descienden de forma abrupta desde las partes altas de la cuenca. Por efecto de la gravedad, bajan de forma muy rápida y llega hasta las zonas de menos pendiente”, explicó el jueves 13 de octubre la especialista al programa Claro y Raspao, transmitido por Radio Fe y Alegría Noticias.

En una conversación vía telefónica, Salazar agregó que estos flujos de detritos son originados por la saturación de toda la columna sedimentaria que está alojada en las laderas de las montañas. En esas zonas de fallas o de debilidad, rompe la resistencia al corte y por gravedad toda esa masa compuesta desciende.

“Este movimiento se genera cuando se perturba la estabilidad natural de esas pendientes y se produce toda esta mescolanza. Por eso es que vemos la fuerza. La cantidad de árboles que han llegado hasta abajo es producto de ese desgarre que hay en las laderas de la cuenca hidrográfica que alimenta a la quebrada Los Patos”, argumentó.

El terreno en Las Tejerías se saturó

En cuanto a las condiciones del terreno, Salazar dijo que es posible que luego de tantas horas de lluvia el suelo se fue saturando de agua, lo que produjo el desgarre.

“Cuando ves los desgarres que hay en las montañas que colindan te das cuenta de que ese evento fue profundo, de magnitudes bastante considerables. Es probable que sencillamente haya habido zonas de debilidad como fallas. Que el agua haya sobresaturado, no solamente la carga sedimentaria, sino que además haya filtrado las zonas de debilidad y eso haya provocado esos grandes deslizamientos que vemos en las imágenes aéreas”, indicó la geóloga.

No se tomaron previsiones

El geógrafo Antonio De Lisio afirmó que en Venezuela no se han tomado las previsiones necesarias para evitar deslaves como el de Las Tejerías o El Castaño, en un contexto en el que el calentamiento global intensifica los eventos extremos, como la lluvia o el calor.

El lunes 24 de octubre, en el marco del Día Internacional contra el Cambio Climático, De Lisio dijo al programa Punto y Seguimos, trasmitido por Radio Fe y Alegría Noticias, que cuando se habla de calentamiento global se refiere a que pueden ocurrir mayores afectaciones por lluvias de las se registraron en el pasado, al igual que sequías.

“Este es un Año Niña (que se caracteriza por un aumento considerable de las precipitaciones) particularmente lluvioso. No quiere decir que sea el Año Niña más lluvioso que hayamos tenido en las últimas dos o tres décadas, pero sí efectivamente se están sintiendo los estragos”, declaró De Lisio.

Sugieren un plan de gestión de riesgo

El biólogo Alejandro Álvarez Iragorry, coordinador general de la Coalisión Clima 21, llamó al gobierno en todas sus instancias a realizar un plan de gestión de riesgos para evitar tragedias como la ocurrida en Las Tejerías.

Álvarez Iragorry señaló el martes 11 de octubre, en el programa En Este País que transmite Radio Fe y Alegría Noticias, que desde hace mucho tiempo especialistas en gestión de riesgos se dieron cuenta del grado de impacto de un evento como una tormenta, inundación o sequía.

Sin embargo, esto no depende tanto de la magnitud del evento, sino de las debilidades que existen en obras sociales con características de infraestructura en distintas zonas del país.

Entre esas debilidades destacó, por ejemplo, la construcción de edificaciones cercanas a un río, pues una estructura así siempre estará en riesgo.

Asimismo, resaltó la falta de preparación de una comunidad ante los riesgos que posiblemente la convierta en vulnerable. “La vulnerabilidad puede ser social, política, de infraestructura construida sobre los sitios o no; por ello, depende mucho más de las vulnerabilidades que de la magnitud de riesgo”, dijo.