Abrieron corredor estudiantil en la frontera del Táchira

Foto: Diario La Nación

Desde el sábado 4 de septiembre, y tras llegar a un acuerdo, las autoridades venezolanas y colombianas en materia fronteriza permitieron la apertura del corredor estudiantil para los jóvenes venezolanos, residentes en Táchira, que se preparan en Colombia.

En ese sentido, un primer grupo de 371 estudiantes, la mayoría de San Antonio y Ureña, lograron cruzar la frontera para presentar sus respectivos exámenes académicos presenciales en la ciudad de Cúcuta, Departamento Norte de Santander.

Muchos de quienes pudieron aprovechar esta apertura optaban también por un cupo universitario en el vecino país, para lo cual deben presentar una prueba de admisión llamada Saber. Todo estudiante que deseaba pasar al otro lado debía presentar su certificado de examinado.

Cada aspirante debe obtener como mínimo 350 de los 500 puntos que posee el examen, contando además que será evaluado en varias asignaturas propias de Colombia.

Luego de este primer paso se tiene previsto que a partir del 13 de septiembre comience a funcionar el transporte escolar para que más de 5 mil estudiantes venezolanos que lo hacen en Cúcuta se movilicen a sus diferentes instituciones, según lo indicaron las autoridades fronterizas del Norte de Santander.

El alcalde del municipio Bolívar del Táchira, William Gómez, confirmaba también que este requerimiento se le irá solicitando a los jóvenes escolares que deben permanecer en territorio colombiano para sus clases presenciales.

Por esta razón se implementará una jornada de inmunización que incluya no solo a los estudiantes sino a los padres que certifiquen la necesidad de cruzar con ellos la frontera.

Paulatinamente se irá ampliando el llamado corredor humanitario que también fue acordado en la reunión del viernes 3 de septiembre en la sede del Seniat en San Antonio del Táchira.

Uno de los primeros requisitos acordados es que todas las personas que necesiten cruzar por el puente internacional Simón Bolívar, de lado y lado, deben haber sido vacunadas contra la COVID-19, como medida de bioseguridad.