Bachelet ve alarmante tendencia hacia la concentración de poderes en El Salvador

Bachelet dijo que los jueces y fiscales deben ser protegidos de interferencias inapropiadas y de intimidación. Foto: web

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, advirtió este martes que la decisión de la Asamblea Legislativa salvadoreña de destituir sin el debido proceso a los magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia y al fiscal general del país, socava gravemente la democracia y el estado de derecho.

Bachelet afirmó que la separación de poderes es la piedra angular de cualquier democracia, enfatizando que debilitar el control que alguien ejerce sobre el otro, provoca la erosión de los pilares del estado de derecho y, por ende, del sistema democrático de un país.

La Alta Comisionada dijo que las normas y estándares internacionales de derechos humanos estipulan que “los jueces solo pueden ser substituidos en caso de faltas graves de conducta o de incompetencia.

“El procedimiento seguido para cesar a todos los jueces de la Corte Constitucional de la Corte Suprema y al fiscal general no cumplió con los estándares requeridos sobre el debido proceso”, aseguró Bachelet.

La Alta Comisionada recordó, además, que es obligación de los estamentos del estado, incluido el legislativo y el ejecutivo, de acatar las decisiones judiciales, sean éstas de su agrado o no.

“Lamentablemente, lo que vemos en El Salvador es la profundización de una alarmante tendencia hacia la concentración de poderes», subrayó Bachelet.

Preocupación internacional

El pasado 1 de mayo la recién constituida Asamblea Legislativa Salvadoreña destituyó a todos los miembros de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, cinco magistrados permanentes y sus suplentes, así como al fiscal general del país.

La crisis política en El Salvador también trajo reacciones de la Unión Europea, Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos (OEA), que han mostrado su preocupación por la situación del estado de derecho en la nación centroamericana.

A su vez el secretario general de la ONU, António Guterres, pidió este lunes a El Salvador respeto a la Constitución y a la separación de poderes para mantener los avances democráticos que el país alcanzó tras 12 años de guerra civil (1980-1992).

Fuente: ONU,EFE, Twitter