Cabello instaló comisión para la Reforma Judicial

Foto: referencial.

Este viernes 25 de junio Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), instaló la comisión especial para la Reforma Judicial solicitada por el presidente de la República, Nicolás Maduro.

Indicó que los primeros puntos a tratar serán el hacinamiento en los centros de reclusión y el retardo procesal.

«Vamos a resolver esos casos que tengan dilación por alguna circunstancia. En 50 días esperamos resolver el problema del hacinamiento, no pueden estar las personas bajo las condiciones que están actualmente», expresó.

Agregó que han detectado «corrupción» dentro del sistema judicial, al tiempo que advirtió que van a «estremecer lo que haya que estremecer y cambiar lo que haya que cambiar».

La Reforma no es soplar y hacer botella

El jefe de Estado dijo el 21 de junio que «en Venezuela hace falta, en esta etapa de la construcción del nuevo Estado, una revolución profunda y acelerada del sistema de justicia nacional, que estremezca todo el sistema, en unión perfecta entre el Estado, instituciones de derechos humanos, todas las ONG y los ciudadanos».

En ese sentido anunció que los diputados Diosdado Cabello y Cilia Flores presidirán una comisión especial para reformar el sistema de justicia en el país.

Posteriormente Cabello afirmó que emprendería una visita a todos los recintos penitenciarios del país durante un mes para revisar y levantar un nuevo diagnóstico que le permita a la comisión especial hacer propuestas al Consejo de Estado con el objetivo de «cambiar el rostro al hacinamiento y retardo de las causas y tener esos espacios desocupados en un lapso de 60 días».

El 22 de junio Radio Fe y Alegría Noticia conversó con Alí Daniels, abogado y director de la organización Acceso a la Justicia, quien aseveró que la Reforma Judicial planteada por el presidente de la República, Nicolás Maduro, «es muy complicada» de hacer y no se resolverá en cuestión de 60 días.

«Es muy bueno de que saquen a los detenidos de los calabozos policiales porque la situación allí es realmente infrahumana, pero pasarlos a centros penitenciarios donde hay más espacio no garantiza ni el derecho a la salud ni a la integridad física. De modo que es positivo que se vacíen los calabozos policiales y debe construirse una estructura que actualmente no se tiene, por ejemplo, en el estado Zulia no hay ningún centro penitenciario, entonces ya uno ve que en 60 días construir estas instalaciones no es algo posible ni refleja toda la gravedad en el Poder Judicial venezolano», explicó Daniels.

Insistió en que una reforma de este tipo implica mucho más de lo dicho por el jefe de Estado. «Una reforma verdaderamente revolucionaria a la justicia venezolana sería conseguir un Poder Judicial imparcial e independiente».

Durante la entrevista aseguró que el problema de fondo «es que la Constitución de Venezuela no se cumple respecto al Poder Judicial. La Carta Magna señala una única manera para ser juez son los concursos públicos de oposición que no se realizan en el país desde el año 2003, es decir, vamos a cumplir casi 20 años donde los jueces son nombrados a dedos».