Cabo Verde aceptó extradición de Alex Saab a Estados Unidos

Archivo

El Tribunal Constitucional de Cabo Verde aceptó este martes 7 de septiembre la extradición de Alex Saab a los Estados Unidos.

Luego de una audiencia que duró más de una hora el pasado 13 de agosto, en el que se esperaba una decisión final, el Tribunal de Cabo Verde puso a la orden el traslado de Alex Saab.

Los magistrados José Pina Delgado, Aristides R. Lima y João Pinto Semed rechazaron los argumentos de los abogados de Saab para impedir su extradición en una sentencia de 194 páginas.

Estados Unidos, desde hace casi dos años, solicitó la extradición de Alex Saab para que enfrentase cargos por presuntos delitos de corrupción y supuestamente liderar lavados de activos con la distribución de alimentos por parte de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

El acusado fue detenido en Cabo Verde el 12 de junio de 2020 cuando el avión en el que se trasladaba hizo una escala técnica antes de continuar su viaje a Irán.

No obstante, el Gobierno de Venezuela continúa rechazando el arresto de Saab porque goza de “inmunidad diplomática”. Además, la detención ocurrió cuando actuaba en funciones de “enviado especial”.

“(Saab) es un diplomático plenamente documentado y con derecho a la protección del derecho internacional consuetudinario que rige los desplazamientos y la protección de diplomáticos y agentes políticos, razón por la cual Cabo Verde no podía ni debía interferir en la misión especial humanitaria que estaba llevando a cabo”, expresaba la carta que envió Venezuela a Cabo Verde en marzo de este año.

¿Quién es Alex Saab?

Su nombre completo es Alex Nain Saab Morán, nacido en Barranquilla, Colombia, en diciembre de 1971, y su profesión es abogado.

Saab es de ascendencia libanesa, y aunque es colombiano de nacimiento también tiene la nacionalidad venezolana.

Su nombre figura entre los más grandes empresarios, presuntamente vinculados con actos de corrupción a través de empresas del Estado venezolano, y citado en Panama Papers.

Es vinculado con actividades económicas cuestionadas con la Misión Vivienda, CLAP y el Gobierno de Táchira.

Ha operado a través de dos empresas: Group Grand Limited de Hong Kong y Asasi Food FZC, registrada en Emiratos Árabes Unidos.

Desde octubre de 2018 está siendo investigado por presunto lavado de activos, que habría obtenido haciendo negociaciones con el gobierno venezolano entre los años 2004 y 2011.