Cámara de Restaurantes está preocupada por el control de precios

52
Cortesía

Iván Puertas,  presidente de la Cámara Nacional de Restaurantes (Canares), aseguró que después de la pandemia por la COVID-19, este sector tuvo un crecimiento importante, pero volver a un control de precios, “nos llevaría a un retroceso”.  

Puertas, sobre el control de precios, manifestó que no es la primera vez que ocurre en el país y esta medida no les sorprende, pero sí les afectaría, porque podría provocar una nueva caída y cierre de negocios.

“Es decir, nos toca prepararnos para lo que viene, veremos desaparecer algunos productos, insumos, pero lo peor, es ese mercado paralelo, en donde se comenzará comercializar este tipo de productos que fueron incluidos en la lista de mercancías reguladas a unos precios fuera de sus márgenes de control establecido”, apuntó este martes 13 de diciembre en el programa En Este País que transmite Radio Fe y Alegría Noticias.

El vocero cree que esta situación conllevará a que el dueño de restaurante o propuesta gastronómica, tenga que conseguir estos insumos, sea como sea, y tendrá que pagar el precio que consiga en el mercado y esto provocará el encarecimiento de los platos y esa es la preocupación que existe en este sector.

Puertas aseguró que todo este panorama provocará una reformulación en la estructura de costos y establecimiento de precios.  

¿Cómo afecta el tipo de cambio?

Al ser consultado sobre cómo afecta el tipo de cambio a este comerciante, Puertas respondió: “sobre todo cuando vemos la variación de la tasa con una diferencia tan marcada, que muchos de los restaurantes o negocios pueden ver comprometido el 100% de la rentabilidad”.

“Hasta hace poco podíamos comprar a una tasa del Banco Central de Venezuela a través de los mecanismos cambiarios, pero una vez que nos veamos en la necesidad de pagar bajo otra modalidad cambiaria, el comerciante en general pierde mucho dinero”, destacó.  

Por otra parte, señaló que el volumen de bolívares que se reciben en los comercios es más alto que las divisas, y al no tener la velocidad en transformar ese bolívar en divisa a través de las entidades bancarias, se comienza a perder por cada día que pasa y tardas en lograr la conversión.

“El riesgo que se corre, es que no tengas para reponer mercancía, que no tengas para cubrir los gastos operativos, ya que con cada día que pasa pierde más valor nuestra moneda”, dijo.

El sector está muy preocupado, porque esta situación sin lugar a dudas impactará en los resultados de fin de año, sobre todo en la época decembrina que mucho comerciante espera tener un impulso en las ventas.    

Finalmente, dijo que aunque varias entidades bancarias se han acercado a la Cámara para establecer alianzas comerciales y llegar a más comercios del sector, no se conoce de la primera experiencia efectiva bajo esta nueva modalidad.