Capriles cuestiona tesis de «continuidad administrativa» de la AN

Henrique Capriles Radonsky no es partidario de la continuidad administrativa más allá del 5 de enero de 2021, una tesis que plantea el grupo opositor que lidera el diputado Juan Guaidó.

Una segunda entrevista de la BBC a líderes de la oposición venezolana, la primera fue con como Juan Guaidó y ahora con Henrique Capriles, muestra dos posturas totalmente divergentes sobre hechos comunes.

Capriles, que fue dos veces candidato a la presidencia de Venezuela, ha sido enfático al afirmar que “el 5 de enero termina un periodo de la Asamblea Nacional, porque lo dice la Constitución”.

De esta manera se desmarca de la propuesta de los actuales diputados de la oposición que mantienen la mayoría de los curules hasta el 5 de enero del año entrante.

Claro está que, luego de la fecha señalada, los nuevos parlamentarios asumirán sus funciones y el máximo ente legislativo será nuevamente de mayoría oficialista tras los resultados de las elecciones de 6 de diciembre de 2020.

Sobre estos resultados manifestó que «para mí el gran perdedor del proceso del 6 de diciembre es el país, porque la solución a la crisis política se distancia más y por lo tanto, la solución a los grandes problemas de los venezolanos».

Y agregó que si bien la alta abstención fue una manera de expresarse por parte de la población para él fue «un silencio huérfano».

A propósito de los futuros eventos políticos, y la nueva pugna que vendrá en el 2021, Capriles avizora “una etapa muy compleja en el país porque no va a haber ninguna institución con legitimidad”.

A juicio del político, “el peor escenario para la oposición es mantener el statu quo” porque a la postre pudiera ser un precedente que pudiera favorecer a Maduro.

“Es un precedente bastante complejo para el futuro, porque abrimos la puerta para que Maduro diga que le va a dar continuidad a su gobierno sin hacer una elección”, dijo.

También dijo

No hay que inventar figuras, sino salir a lograr un concierto de la comunidad internacional con Estados Unidos, Europa, el Vaticano, los países de América Latina.

Sobre Guaidó y la oposición

“No tengo nada personal contra Guaidó, pero eso se acabó, está acabado, fundido, cerrado, listo”, remarcó el también ex gobernador de Miranda al referirse a Juan Guaidó y sus intentos de provocar un cambio político a través de la presión interna e internacional.

Aun cuando cuestiona los intentos de Guaidó de provocar un cambio por la fuerza, según él, considera que “cada día se generan más condiciones para que alguien venga un día y meta un golpe (Golpe de Estado)”.

Para Carpiles, un cambio de gobierno en Venezuela no es posible a través de discursos en lugares comunes, es por ello que no descarta que “un militar (..) tome el poder porque no hay agua, gas…».

Sobre su posible acercamiento o entendimiento con Juan Guaidó, dijo: “el año que viene tiene que venir una reconstrucción de la oposición”. Y él espera que esta reconstrucción política de la oposición finalmente se haga realidad.

Dardo directo contra Guaidó

«Cuando Guaidó fue la figura, yo lo respaldé, pero no me pidas que a las chapuzadas, a los errores hay que echarle tierrita. Pretender tumbar al gobierno desde el distribuidor de Altamira (el intento de insurrección del 30 de abril de 2019), por favor, (eso) costó muy caro, hay que ver todas las aventuras lo que nos han costado».

Se fanatizaron con Trump

El también líder del partido opositor Primero Justicia fustigó la supuesta ceguera que se tuvo desde un sector de la oposición con el presidente saliente de Estados Unidos Donald Trump para forjar los cambios políticos en Venezuela.

«Hay gente en Venezuela que se fanatizó con Trump hasta perder la racionalidad, como si fuera un dios. El error más grande que se ha podido cometer fue haber puesto la solución a la crisis venezolana en manos de Trump. Fue más que obvio que fue un juego interno para ganar en Florida usándonos a nosotros, los venezolanos que estamos aquí adentro».

Como contraparte, plantea que se deba entrar en la línea de negociación con el presidente electo de EEUU, Joe Biden, junto a la Unión Europea y la comunidad internacional «para la búsqueda de una solución política».

Es de recordar que Henrique Capriles en un primer momento manifestó sus intenciones de querer participar en los recientes comicios legislativos, no como candidato ya que está inhabilitado para ello, sino a través de la inscripción de varios postulados por su nueva organización La Fuerza del Cambio.

Sin embargo, faltando un poco más de dos meses para el evento anunció al país que se retiraba de la contienda porque no había condiciones y porque además era «una elección que no le sirve al país».