Caroreños siguen sin recibir gas doméstico

A pesar de que la distribución está bajo la responsabilidad de la Gobernación de Lara, los resultados no han sido muy satisfactorios debido a que las demandas por el suministro son incalculables.

Cada vez más personas permanecen en la gigantescas colas tratando de llenar sus cilindros en la población de Carora, en el municipio Torres, pero la mayoría se regresa a sus casas cargando bombonas vacías.

Lasmit Verde, concejal del municipio y presidente de la comisión de infraestructura y servicios, dijo para Radio Fe y Alegría Noticias que “la empresa Gas Lara es la que distribuirá el gas en el estado, y por ende, se hará un censo por cada comunidad por medio del Comité Local de Abastecimiento y Producción, a través de la Sala Situacional”.

En caso de las comunidades foráneas, la edil expresó que se atendió a las poblaciones de Río Tocuyo, en la parroquia Camacaro, y Reyes Vargas, ya que ambas están viviendo la calamidad del suministro de gas.

El gas que están enviando a las plantas y a las empresas sociales es insuficiente para suministrar a todo el municipio Torres, el más extenso del estado Lara, puesto que semanalmente llegan cinco gandolas, cuando en realidad se necesitan de 16.

“Estamos conversando con el alcalde Edgar Carrasco para redoblar la cifra para cada semana no lleguen cinco, sino diez gandolas”, señaló Verde.

No hay gas para tanta gente

A las plantas y a las empresas sociales no solo acuden los caroreños, sino también personas de las diecisiete parroquias de Torres que también tienen necesidad del servicio de gas doméstico.

Habitantes de Quebrada Arriba de la parroquia El Blanco, denunciaron que llevan nueve días viajando hasta las plantas de gas para que le resuelvan su problemática pero no han tenido respuesta alguna.

Eiliby Oviedo expresó que gasta 14.000 bolívares diarios para viajar ida y devuelta detrás de la compra de gas, sin contar las horas de carretera. “Es una hora de camino y lo difícil que está el efectivo de conseguir y que después de tantas horas de espera, te digan que la bombona no ha sido llenada”, denunció.

Además, enfatizó que muchos caroreños se quedan a dormir en las afueras de las plantas de llenado para así estar de primeros en la inmensa cola que se forma en el día. Los mismos han sido víctimas de atracos y hurtos.

Freddy Méndez, habitante de Sieneguita, en la parroquia Las Mercedes, expuso que “tengo cinco meses sin gas, sin agua y además, nuestro caserío no cuenta con transporte público. Llevo 20 día gastando 10 mil bolívares diarios para trasladarme hasta esta planta de llenado sin recibir respuesta alguna de que me venderán gas”.

A este problema se le suma el hecho de que hay personas que están comercializando con el gas, vendiendo una bombona de dieciocho kilos a sesenta mil bolívares.

Dado a este problema, los demandantes de este servicio solicitan a la gobernación poner control a esta irregularidad que atenta contra la economía de humildes familias que apenas tienen para comprar la bombona a precio justo.

Jhon A. Romero | Radio Fe y Alegría Noticias