Casi el 20% de los venezolanos quema la basura (II) 

192
Basura quema
Foto: Radio Fe y Alegría Noticias

Una de las causas de enfermedades respiratorias hoy en día, es la quema indiscriminada de la basura. Cuando en las comunidades se acumulan grandes cantidades de desechos, la gente opta por deshacerse de los desperdicios de esta forma, sin embargo, esto acarrea graves problemas de salud. 

Esta práctica es recurrente en varias zonas del país. Según un estudio realizado por el OVSP en enero de 2021, San Fernando de Apure, Punto Fijo y Barquisimeto, son las ciudades donde más se incineran sus desechos. No obstante, medido a escala nacional el 19,9% de los venezolanos utiliza este método.

Este alto porcentaje solo evidencia el mal manejo de la basura que existe en el país, y lo más preocupante es que, como informó la organización, la quema la realizan en “condiciones sanitarias y ambientales inseguras”. 

Aunque la quema, no solo se realiza para deshacerse de la basura, también es una opción para los “chatarreros”, quienes queman indiscriminadamente para así poder sacar más rápido todo el material ferroso que va quedando y que posteriormente comercializan. 

El doctor Dommar, explicó a Radio Fe y Alegría Noticias que los gases que resultan de la incineración de los desechos, tienen un efecto altamente nocivo para la salud y exponerse a estos gases con frecuencia puede causar desde reacciones alérgicas hasta cuadros más severos como la obstrucción pulmonar y el cáncer de pulmón, estos últimos casos ocurren cuando el nivel de toxicidad llega a su etapa crónica.

El ambiente se contamina cuando existe una quema, sin importar el contenido del desecho: hojarascas o sustancias tóxicas; por supuesto, si lo que se incinera son sustancias tóxicas, el nivel de perjuicio en el organismo es mayor.

Cabe resaltar que este tipo de prácticas puede afectar tanto a personas sanas como a las enfermas.

Se advierte que en el caso de las embarazadas es doblemente perjudicial, ya que el humo que respira va a parar al torrente sanguíneo y esa toxicidad llega al bebé a través del cordón umbilical. “Esto no solo va generar problemas respiratorios en la criatura al nacer, incluso puede causar malformaciones”, aseveró Pedraza.

Las personas que sufren afecciones cardiovasculares y principalmente aquellas que presenten dificultad para respirar, también se ven muy comprometidas con la quema de basura.

Zamuros dentro de la basura
Zamuros en San Fernando de Apure/Foto: Radio Fe y Alegría Noticias

Zamuros: los nuevos trabajadores del aseo urbano

La crisis del sistema de recolección de desechos sólidos, ha generado una ascendente proliferación de zamuros en las urbes venezolanas. Jocosamente los ciudadanos afirman que son los nuevos trabajadores del aseo urbano. 

Radio Fe y Alegría Noticias entrevistó a habitantes de 11 ciudades, y en Barquisimeto, Caracas, Ciudad Bolívar, Maracaibo, Mérida, Tucupita y Ciudad Guayana, hicieron referencia a la presencia de zamuros. 

Aunque en unas ciudades se observan más que en otras, en todas se han vuelto frecuentes estas aves de carroña. Hay quienes aseguran que “ya viven entre nosotros”. 

La señora Teresa Centeno, vecina del sector Alta Vista de Puerto Ordaz, asegura que ya se ha acostumbrado a la presencia de estos animales. “Nosotros tenemos que colocar la basura aquí cerquita y allí siempre están los zamuros. Eso es en plena avenida, está cerca la parada, la gente pasa, circula por esa calle y ya prácticamente ni ellos nos tienen miedo, ni nosotros a ellos. Es como si vivieran entre nosotros”. 

En la parroquia Unare de Ciudad Guayana la situación es similar o peor. Los vecinos y comerciantes deben compartir las calles con la basura y zamuros. Específicamente en el sector Unare II los contenedores están colapsados, aunque estos fueron colocados por la Alcaldía, apenas, en el 2021, no son suficientes. 

Los vecinos temen contraer enfermedades, ya que muchas veces los zamuros vuelan sobre ellos. Asimismo, relatan que es preocupante cuando sueltan desperdicios o plumaje desde lo alto. 

Los expertos aseguran que estos animales no deberían contagiar enfermedades, pero llevan consigo una alta carga bacteriana en sus plumas. Si a esto se le añade la cantidad de bacterias y parásitos que pueden contraer por estar en constante contacto con basura, se vuelven un riesgo para la salud de cualquier persona. 

José Ángel Chaveros, médico virólogo, explicó a Radio Fe y Alegría Noticias que a pesar del aspecto macabro que tienen los zamuros y todos los mitos que se han creado alrededor de estas aves, son más los beneficios que pueden aportar, ya que colaboran con la limpieza al consumir los desechos orgánicos dentro de la basura y de esta forma eliminan bacterias y parásitos. 

Chavero, miembro del Observatorio Ambiental de Ciudad Guayana, reitera que los zamuros hacen un favor a la ciudad en la situación que se encuentra, sin un sistema de recolección de desechos eficiente.

“Sin la presencia de los zamuros, el problema de la basura sería mucho más grave, ya que estaríamos en presencia de una gran cantidad de desechos orgánicos sin procesar. Ellos se comen todo lo que es comida y dejan lo demás, no podríamos ni imaginar la podredumbre que existiría en este momento sin los zamuros”.

¿Por qué no se recicla la basura? 

De las 20 mil toneladas de basura que se generan en el país diariamente, solo se recicla un 5%, así lo informó Joaquín Benítez, director de Sustentabilidad Ambiental de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). 

En este sentido, el ingeniero Leonardo Pedraza, representante del Observatorio Ambiental de Ciudad Guayana, explica que una de las causas que ha disminuido la práctica del reciclaje es el decreto presidencial publicado en Gaceta Oficial en febrero de 2021, el cual establece que el papel cartón, plástico y otros insumos son de carácter estratégico y vital para el desarrollo sostenido de la industria nacional.

Según Pedraza, esto ha hecho que las autoridades “pongan muchas trabas al momento de movilizar material de este tipo y las empresas han tenido que disminuir el nivel de reciclaje”.

El experto indica que otro factor que causa el bajo porcentaje de reciclaje es que no se separan los desechos. Pedraza explica que en los hogares las personas no hacen la separación adecuada de los desechos, además una parte de los mismos quedan en las calles y cuando finalmente llegan a los vertederos, llegan en total desorden y es difícil que se pueda reciclar más del 6% porque todo llega a granel.

Para evitar esto y aumentar el porcentaje de reciclaje hasta un 50%, recomienda aplicar el sistema de reciclaje de la economía circular, que busca precisamente que la separación de los desechos se haga desde su origen.

La chatarra: una forma de vivir de la basura 

En los últimos años la chatarra ferrosa se ha vuelto un producto altamente comercializado por las personas que rebuscan entre la basura. En el mercado negro una tonelada de hierro cuesta en promedio 200 dólares. 

El plástico es otro desecho que también se comercializa de esta manera. Al entrar a vertederos o botaderos de basura, como el de Cambalache en Puerto Ordaz, se puede observar grupos de personas que trabajan diariamente separando y clasificando todo lo que encuentran. 

Generalmente, los hombres recolectan hierro, aluminio y cualquier tipo de chatarra ferrosa y las mujeres acumulan grandes cantidades de plástico que también venden por kilos. 

En conversación con una pareja, que prefirió no revelar sus nombres, pudimos conocer que ellos y sus tres hijos, viven de la chatarra y plástico que recolectan en un botadero cercano a la entrada de la zona industrial UD-321 en el Municipio Caroní. 

Dicen vender un promedio de 250 y 350 kilos de hierro semanalmente. El cálculo indica que esta práctica les genera un ingreso de entre 200 y 300 dólares mensuales, si trabajan de lunes a lunes, al menos 10 horas diarias. 

La familia completa recorre el lugar durante toda la semana, luego de acumular una cantidad considerable de hierro, cargan en carretas que ellos mismos han fabricado, y caminando llevan todo el material a una comercializadora en el sector Core 8, conocida como “La Caridad”, esta compañía se encarga de recolectar y luego trasladar la chatarra hasta el Municipio Guanta en el estado Anzoátegui. 

Según datos de Import Genius, consultora que recopila registros aduaneros, los ingresos generados en Venezuela por exportación de 45.500 toneladas de chatarra en el 2021, ascendieron a la suma de 55 millones de dólares. 

Servicios particulares 

Otra forma de ingreso que se ha generado a través de la problemática de la basura, son los servicios de recolección particular. 

En muchos edificios, urbanizaciones y comunidades, los vecinos han tenido que organizarse y pagar a un camión para que recoja la basura. Esta es una opción poco eficiente, ya que este servicio consiste en llevar los desechos de un lugar a otro. 

No existe un sistema de disposición final del material, y en la mayoría de los casos, van a un terreno baldío o a un vertedero a cielo abierto y descargan el vehículo para continuar con su servicio. 

Los vehículos motores no son los únicos que ofrecen este servicio, también ha surgido el emprendimiento de los conocidos como “carrucheros”. Estas personas tienen carruchas, carretillas de maderas y carritos de fabricación artesanal con los que van casa por casa recogiendo la basura. 

El pago de este servicio, más que todo, se hace con alimentos. Víveres como arroz, pasta, harina pan, azúcar entre otros. 

¿Quién debería recoger la basura en Venezuela? 

En Venezuela, los entes rectores en materia de residuos y desechos sólidos, son el Ministerio del Poder Popular para el Ambiente y el Ministerio del Poder Popular para la Salud. 

“Se declara política nacional el control y reducción de la producción de residuos y desechos sólidos, así como la recuperación de materia y energía, a fin de proteger la salud y el ambiente contra los efectos nocivos que puedan derivarse del inadecuado manejo de los mismos”, así está establecido en la Ley de Residuos y Desechos Sólidos. 

Esta legislación indica que las competencias van desde el Poder Ejecutivo Nacional, hasta la Municipalidad. En este sentido, las alcaldías deben establecer y garantizar la gestión del servicio de aseo urbano, rural y domiciliario, según el artículo 14. 

Asimismo, establecer las condiciones, modalidades y términos específicos del manejo integral de los desechos y residuos sólidos, y regular la gestión integral de los residuos y desechos mediante normativas municipales, son algunas de las responsabilidades que establece la ley al Poder Ejecutivo Municipal y Distritos Metropolitanos. 

En el estado Lara, Imaubar es la empresa pública encargada de la recolección de desechos en los municipios Iribarren, Andrés Eloy Blanco, Crespo, Jiménez, Moran, Palavecino, Simón Planas, Torres y Urdaneta. 

Además, los larenses cuentan con la empresa privada Fospuca, la cual presta el servicio para comercios, empresas e industrias. Esta empresa es gestionada desde la Alcaldía de Iribarren, sin embargo, se registran costos muy elevados. 

Los comerciantes han protestado para que las tarifas se ajusten a la situación económica del país y sugieren que los pagos deben depender de la cantidad de desechos que genere el negocio y no del tamaño del local, como se cobra actualmente. 

A pesar de contar con una empresa pública y una privada, las comunidades de Barquisimeto continúan denunciando las fallas en el servicio de aseo urbano. Califican la problemática como “intolerable”, esto debido a que las acumulaciones de basura duran hasta más de 10 días antes de ser recogidas. 

La Gran Caracas es otra de zonas del centro del país donde la crisis de recolección de desechos, continúa afectando la calidad de vida de sus habitantes. Según entrevistas y sondeos, en muchos sectores se registra la presencia de zamuros, lo que es evidencia de grandes acumulaciones de basura. 

En el sector La Vega de la ciudad Capital, la señora Blanca Margarita Álvarez, es fiscal de la basura. Ella se encarga de que los vecinos coloquen sus desechos dentro de los contenedores, que no dejen escombros y que el camión del aseo preste el servicio en los días y horarios establecidos. 

Según Álvarez, en La Vega el servicio de recolección funciona de forma eficiente, aunque mantiene una lucha constante para que los vecinos tomen conciencia y dispongan de los desechos de la forma adecuada.