CIDH otorgó medidas cautelares a 6 niños venezolanos para impedir que Trinidad los deporte

Al momento de regresar a TT el grupo de los 29/Cortesía

Este miércoles 9 de diciembre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos otorgó medidas cautelares a 6 niños venezolanos que se encuentran en Trinidad y Tobago para evitar que sus autoridades los deporten.

Recurriendo a la Resolución 4/19, que establece la protección a la niñez migrante, el organismo exhorta al gobierno de la isla que garantice los derechos a la vida y a la integridad de los menores de edad.

“La Comisión observó que los seis niños han denunciado que enfrentan riesgos a su vida y a su integridad personal si vuelven a Venezuela”, se lee en parte del comunicado de la Comisión.

Los 6 infantes forman parte del grupo de los 16 menores quienes junto a otros 13 adultos fueron noticia semanas atrás al ser expulsados de Trinidad y Tobago, llegaron a Venezuela, quedando a la intemperie en una zona del estado Delta Amacuro y luego retornaron al país caribeño por orden de un juzgado trinitense.

Al arribar a Trinidad fueron recluidos en una sede policial hasta que se definiera su situación legal. El caso tuvo el repudio internacional, incluyendo pronunciamientos de la misma CIDH, órgano adscrito a la OEA, y de la Organización de Naciones Unidas.

Más leña a la candela

La controversia se avivó cuando el Ministro de Seguridad de TT, Stuart Young, afirmó que desconocía de la situación pero que además a él no le constaba, en todo caso, que en ese grupo de venezolanos hubiesen niños y adolescentes.

Young sugirió que este suceso pudiera ser uno referente al tráfico humano que se estila ejecutar por mafias a través rutas marítimas.

Indicó también que su país intentaba proteger a sus ciudadanos y advirtió que no permitirían el ingreso de venezolanos que se encontraban en condición de ilegalidad.

Igual posición intransigente adoptó un día después el Primer Ministro de Trinidad, Keith Rowley, quien aseveró que el grupo de los migrantes venezolanos había llegado con personas armadas, utilizando niños, propiciando «un asalto» a la isla.

La autoridad trinitense igualmente reiteró que su gobierno seguirá deportando venezolanos que se encuentren ilegales.

Sobre estos recientes casos de deportaciones no se ha pronunciado en concreto el gobierno venezolano. Solo se conoció de una reunión entre ambas representaciones diplomáticas para tratar temas de movilidad humana entre Trinidad y Venezuela. Uno de los acuerdos fue el de reforzar los controles marítimos para minimizar el éxodo de venezolanos hacia la isla.

Diferentes ONG de derechos humanos de Venezuela dicen estar en la incertidumbre al no saber qué pasará con este grupo y otros venezolanos en similares condiciones, ya que la cuarentena a la cual estaban sometidos en la isla culminó este 8 de diciembre.