Claman en el Alto Apure más atención por efectos de las inundaciones

Foto: Radio Fe y Alegría Noticias

El señor John Jairo Betancourt vive en el caserío Las Monas de la parroquia San José de El Amparo, municipio Páez y exhorta a las autoridades del Alto Apure y nacionales a que visiten y atiendan a las comunidades ribereñas que se encuentran afectadas por las crecidas del río Sarare.

Expuso a Radio Fe y Alegría Noticias que unas 200 familias de esa zona se encuentran en condiciones precarias debido a la entrada de las aguas a sus casas.

Dijo que las personas no pueden salir a comprar sus alimentos por lo que se requiere que el gobierno les lleve comida y medicinas mientras superan la contingencia.

La petición de ayuda también se la dirigió Betancourt «a las diferentes ong que hacen vida en el municipio Páez para que vengan a ayudar a muchas familias que hoy en día están viviendo una situación difícil ya que la mayoría de ellas son provenientes de otros estados del país, huyendo de la situación de hambre que padecen en sus ciudades».

El campesino destacó en sus declaraciones que estos desplazados internos «vienen buscando una mejor calidad de vida hacia estas fronteras y se encuentran con que la naturaleza les golpea por la crudeza del invierno».

Describió los efectos que está dejando el desbordamiento del río Sarare. «Ha venido arrasando con muchas de estas viviendas artesanales y también de las propias viviendas de los parroquianos de Bocas de Río Viejo y del sector de La Reforma».

Confirmó que debido al aumento del caudal del río y de los caños entre una y dos viviendas se derrumban cada día «y además no pueden practicar la pesca artesanal porque los caños están recrecidos».

También acotó que en estas comunidades habitan cientos de adultos mayores que necesitan ayudas médicas y alimenticias amén de que sean vacunados contra la COVID-19.

El Comisionado del gobierno regional de Apure en este municipio fronterizo, Luis Tolosa, aseguraba que tenían controladas las consecuencias y el curso de las inundaciones.

Por Yorky Hernández/Radio Fe y Alegría Noticias