Comerciantes y usuarios afectados por apagón en Machiques

La caida afectó a los estados Táchira, Mérida, Apure y Zulia

Las fallas eléctricas registradas en el estado Zulia este jueves, causaron pérdidas a comerciantes y usuarios en el municipio Machiques de Perijá.

El apagón mantuvo sin electricidad al municipio por casi 8 horas, y no fue sino hasta el mediodía cuando comenzó a restablecerse el servicio.

Luego de esa hora, algunos comercios comenzaron a abrir sus puertas al público pero muchos lo hicieron a medias: la falta de pagos electrónicos y plantas eléctricas no permitieron a todos recuperar las ventas que dejaron de percibir en la mañana.

Ellos aseguran que ninguna autoridad de gobierno ni la estatal eléctrica Corpoelec se hacen responsables por las pérdidas que han tenido.

Una de las abordadas, que no quiso revelar su identidad, expresó que las ventas en su negocio han disminuido considerablemente no tiene planta eléctrica y por ende, el punto de venta no funciona. La escasez de dinero en efectivo es otro factor que les juega en contra.

Mientras que la dueña de una carnicería contó a Radio Fe y Alegría Noticias que si bien pudo abrir su negocio, no pudo despachar carne de segunda porque “no podemos hacer los cortes, no podemos tocar lo que está congelado porque puede haber pérdidas. Es un problema nacional que no tiene a quién dirigirse. Se asume como pérdida y no hay quien asuma”.

Trabajo y educación afectados

Por su parte, usuarios manifestaron su molestia por este nuevo apagón general en la entidad zuliana que se suma a los prolongados racionamientos que ya padecen a diario.

Al no poder hacer compras ni retirar dinero en efectivo de las entidades bancarias, se vieron además impedidos de asistir a sus trabajos.

En el caso de las escuelas, los docentes optaron por adelantar la hora del recreo, asignar algunos deberes y dejar que los niños y niñas se regresen a sus hogares.

Sin embargo, con los alumnos de bachillerato puede ser “más difícil controlarlos porque son hiperactivos y no soportan un poco de calor, no están acostumbrados”, relató una docente consultada.