¿Cómo perjudica la cuarentena a los trabajadores informales?

Archivo web

Mecánicos, mototaxistas, comerciantes informales, vendedores de verduras, frutas y hortalizas, electricistas y reparadores de electrodomésticos, entre otros, ya comienzan a pegar el grito al cielo con la aplicación de la “cuarentena social o colectiva”.

Y es que los efectos de las restricciones de movilización por decreto presidencial golpea el bolsillo de estos trabajadores informales que no cuentan con ingresos fijos y diarios.

El señor Alfredo León, habitante de Guasdualito, municipio Páez, fronterizo del estado Apure, se queja de que el pueblo amaneció este martes 17 de marzo totalmente militarizado.

La medida, que fue extendida este lunes por la noche a todo el país, implica que las personas deben quedarse en sus casas para minimizar la propagación del virus . Solo pueden salir en caso de ir a buscar alimentos o algún insumo básico como medicinas,fármacos o productos de limpieza e higiene personal.

Pero el señor León se pregunta “¿cómo hace uno que depende del día a día para llevar un paquete de arroz o de harina a su casa?”.

El señor de 65 años tiene tres muchachos. Es mototaxista. Y depende de cuántas “carreras” haga durante el día para saber con qué puede llegar a su casa con algo de comida.

Pero estos contratiempos le ponen la vida de cuadritos. Cuando sale a trabajar o “a dar unas vueltas” lo paran en los puntos de control y los funcionarios de seguridad lo devuelven a su residencia. El señor Alfredo alega que necesita hacer dinero para poder comprar insumos para sus hijos. Pero la respuesta es negativa por parte de los uniformados.

No hay gasolina pa´tanta gente

Aunado a este cuadro se suma la imposibilidad de echar gasolina para su moto. Igual situación viven sus compañeros. En Guasdualito, ciudad fronteriza en el llano apureño, solamente llegó una cisterna este lunes.

“Pero a los mototaxistas ni a los carros particulares nos echaron…solo a los vehículos oficiales porque dizque estamos en cuarentena”.

Ciertamente Apure fue uno de los primeros 7 estados decretados con estas limitaciones de tránsito y actividades laborales.

Sin embargo, el señor León se pregunta “si los 36 mil litros que trae una gandola se los llevan todos esos carros oficiales”. Su respuesta levanta suspicacias. “Yo lo que creo es que siguen contrabadeando el combustible hacia Colombia”.

Al gobierno le hace una propuesta. Que se reúnan en los consejos comunales, hagan un censo por familia para saber qué tanto necesitan de comida y de otros artículos y dotarlas por unos diez días “hasta que pase esta cuarentena”.

También sugiere que los beneficios sea para los más pobres sin necesidad de tener el carnet de la patria.

Para el señor León esta es una solución que el presidente de la república debe aplicar “porque sino la situación se va a hacer insostenible”.

La cuarentena total apenas lleva unas horas y ya los efectos por estos “trancazos” comienzan a sufrirlo los más vulnerables.