¡Con bronquitis! Jerry Rivera cumplió con su público en el CCCT

381
Foto: cortesía La Patilla

Una bronquitis aguda casi impide la presentación del salsero puertorriqueño Jerry Rivera la noche de este viernes 2 de diciembre en la terraza del CCCT, en Caracas.

El espectáculo lo abrió el talento nacional con las presentaciones de Lion Lázaro y luego el exguaco, Luis Fernando Borjas, quienes calentaron los motores en una noche que previamente estuvo marcada por la lluvia incesante hasta al menos las 6:30 pm.  

Borjas culminó su show un poco antes de las 11:00 pm. Sin embargo, no fue sino hasta las 12:25 am cuando los músicos de Jerry Rivera aparecieron en el escenario para ubicarse en sus lugares. El público ya no quería animación, solo pedía a gritos al cantante. Lo que su fanaticada desconocía era que el exbebé de la salsa estaba afectado de salud. Por eso se retrasó.

A las 12:38 am la orquesta marcó el comienzo del espectáculo con el intro de Amores como el nuestro y posteriormente salió Rivera fuertemente abrigado para interpretar Dime, seguido de Esa niña, Nada sin ti, Día y noche pienso en ella, A ti mi nena. Los primeros temas que encantaron a los asistentes. No obstante, desde la primera canción se notó que algo no andaba bien en el intérprete.

“Estamos felices, familia. Ha sido un día peculiar, les doy las gracias por estar aquí esta noche. ¡Ha pasado mucho tiempo!”, fueron sus primeras palabras al público que lo acompañó a todo pulmón y frenesí en cada tema.

Fiebre y congestión nasal

Luego los acordes musicales marcaron el inicio de Lloraré. No obstante, fue aquí cuando hizo una pausa para ofrecer disculpas y explicar su retraso: “No acostumbro llegar tarde a los shows, pero ahora mismo estoy con bronquitis aguda. He tenido fiebre y mucha congestión”, confesión que hizo ganarse aún más el respaldo del público presente.

Posteriormente cantó Tal vez, uno de sus primeros éxitos en 1990 de su segundo álbum Abriendo Puertas. Después le tocó el turno al tema Hasta que llegaste tú, la cual grabó con el cantautor venezolano Juan Miguel, quien acompañó al salsero en el escenario y además no solo confirmó la situación de salud de Rivera sino que reveló que recibió asistencia médica para poder levantarse de la cama.

Una vez finalizada esta canción, Rivera pidió una mascarilla para poder continuar.

A esa canción le siguieron No hieras mi vida (en balada y salsa), para darle paso a otra de las más coreadas de la noche: Cara de niño, luego con Vuelta muy alto y Ese (en balada y salsa).

Vale destacar que la presentación de Rivera estuvo acompañada de un amplio material audiovisual en una extensa pantalla central y dos laterales. Además, de la pirotecnia que si bien emocionó al público, por momentos resultó difícil para el cantante por su bronquitis y el humo que emanan estos productos.

“¡Se está muriendo!”, expresó una muchacha del público en unas tres ocasiones.

Después vino una seguidilla con Un amor verdadero, Desnúdate mujer, Mi libertad y con un notable esfuerzo interpretó Solo tú (balada y salsa). No sin antes mencionar que con la versión balada tomó el teléfono de una chica del público para dedicarla. Luego el delirio regresó con Cuenta conmigo, Casi un hechizo, Me estoy enamorando y Qué hay de malo.

El reloj marcaba la 1:58 am y se sabía que el final estaba cerca. Pero faltaba el himno. Sí, el de las trompetas, Amores como el nuestro, cuya canción también fue respaldada a todo pulmón.

“¿Se quieren ir?”, preguntó y recibió un rotundo “¡No!”, a lo que él respondió: “¡Es tarde!” y añadió: “¡Una más y nos vamos!” y finalmente la velada culminó con La oportunidad, tema compuesto por su madre, Sandy Rodríguez, mientras que las pantallas mostraban las banderas de Venezuela y Puerto Rico unidas.

Antes de despedirse definitivamente le pidió al público que lo acompañara con la última estrofa: “Es la oportunidad que se nos da al nacer, es la oportunidad para el amor y el querer”, y así cerró a las 2:18 am de este sábado 3 de diciembre.