Crece la tensión en Bolivia

142

Para evitar “un desabastecimiento” en productos alimenticios, el Gobierno de Bolivia prohibió temporalmente la exportación de seis rubros de la canasta básica.

Y es que después de siete días de protestas en la región agrícola de Santa Cruz y La Paz, el Ejecutivo, a través del ministerio Desarrollo Productivo y Economía Plural, decidió tomar la drástica medida.

La suspensión de exportaciones entró en vigor este jueves 27 de octubre a las 00:00 debido a la huelga, anunció el gobierno.

Los alimentos cuya exportación será suspendida son la soya, torta de soya, harina integral de soya, azúcar, aceite y carne de res.

La región de Santa Cruz, considerada “el motor económico del país”, mantiene un paro indefinido para exigir que el Gobierno acuerdo de realizar el censo de población en 2023.

Mientras que la posición del Gobierno es que esta encuesta nacional se realice en 2024.

El ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Néstor Huanca, indicó que la medida estará en vigencia hasta que se restituyan las condiciones de normal abastecimiento a toda la población boliviana.

Siete días de protestas

La huelga, que comenzó el pasado sábado, se inició con enfrentamientos entre ciudadanos bolivianos quienes exigen que el censo de población se realice en 2023 y no en 2024 como propone el Gobierno.

En el departamento de Santa Cruz, la mayor región y motor económico de Bolivia, insisten en que se lleve a efecto el censo de población. Este permitirá actualizar su representación legislativa y la cantidad de fondos estatales que reciben.

Como resultado de estos enfrentamientos ya hay un muerto y más de 20 personas heridas.

Finalmente, el ministro Huanca responsabilizó al gobernador de Santa Cruz y a líderes sociales y empresariales que lideran la protesta “de las consecuencias de la paralización del sector productivo y de atentar contra la seguridad alimentaria”.