Detenidos dos hombres en Caracas por venta ilegal de pruebas rápidas de COVID-19

Foto: Elio Estrada

Este sábado 23 de mayo fueron detenidos dos ciudadanos que supuestamente ofrecían a la venta pruebas rápidas de Coronavirus a través de las redes sociales.

El Comandante General de la PNB Elio Estrada confirmó la información al señalar que el par de hombres fue localizado en el edificio Doral de la parroquia La Candelaria de la ciudad de Caracas.

Fueron identificados como Juan José Tovar Gil de 40 años y Jesús Enrique Centeno Muñoz de 42.

Según Estrada los dos hombres contactaban a los potenciales compradores a través de redes sociales como what sapp y twitter para luego coordinar la entrega de la prueba cuya comprar tenían que hacer los interesados en dólares o pesos colombianos.

Estrada alertaba a la población a no atender este tipo de ofertas engañosas e ilegales porque su propia salud puede correr riesgo ante la poca garantía de los kits.

La autoridad policial también informaba que los dos aprehendidos habían sustraído el material de un centro médico de la capital aunque no dio a conocer su nombre.

La PNB y el CICPC realizan labores de investigación en este centro para determinar sí existe alguna responsabilidad de trabajadores o directivos en la venta ilegal de estas pruebas, cuya aplicación gratuita debe estar en manos del Ministerio del Poder Popular para la Salud.

Por otro lado, la prueba rápida de COVID-19 únicamente puede ser practicada por personal sanitario debidamente autorizado.

Este tipo de test consiste en la extracción de una gota de sangre mediante la cual, a través de un análisis serológico, se detectan los anticuerpos que produce el organismo mientras está respondiendo o ha respondido en algún momento a la infección del Coronavirus.

Sin embargo, la OMS ha advertido que esta clase de pruebas no son totalmente confiables porque no son útiles para diagnosticar a un paciente que necesita atención.

La razón es que el organismo puede tardar al menos de diez a once días en liberar los anticuerpos IgM y los IgG, aunque luego “pueden quedarse por dos o tres meses (potencialmente más tiempo) en el cuerpo antes de que sean indetectables, aunque el virus ya se haya ido”.