EEUU sancionó a 7 funcionarios centroamericanos por corrupción

Foto: RTVE

Este lunes 20 de septiembre Estados Unidos (EEUU) incluyó a cinco jueces del máximo tribunal de El Salvador, y a dos funcionarios de Guatemala a una lista de personas que supuestamente socavan la democracia y obstruyen investigaciones sobre actos de corrupción.

«Elsy Dueñas De Avilés, Óscar Alberto López Jerez, Hector Nahun Martínez García, José Ángel Pérez Chacón, y Luis Javier Suárez Magaña, actuales Magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema (de El Salvador), socavaron los procesos democráticos o las instituciones al aceptar nombramientos directos a la Sala por parte de la Asamblea Legislativa, en un proceso que parece haber contravenido la constitución salvadoreña», se lee en un comunicado publicado por la embajada norteamericana en El Salvador.

Una de las limitaciones de las personas que están en esta lista señaladas de incurrir en corrupción por parte de los EEUU es que no podrán obtener la visa o viajar a este país.

«Estados Unidos se ha comprometido a apoyar a los pueblos del norte de Centroamérica fortaleciendo la democracia, el Estado de Derecho y la rendición de cuentas, que son las claves para un futuro mejor», dijo la Secretaría de Estado de los Estados Unidos.

De Guatemala, quienes entran en la lista son la actual fiscal general y jefa del Ministerio Público, María Consuelo Porras, y el secretario general del Ministerio Público, Ángel Arnoldo Pineda Ávila.

«Estados Unidos seguirá usando las herramientas que tiene a su disposición para promover la rendición de cuentas por los ataques contra las aspiraciones democráticas del pueblo de Centroamérica», escribió en Twitter el secretario de Estado, Antony Blinken.

«Continuaremos asociándonos con funcionarios gubernamentales que demuestren su dedicación a combatir la corrupción y fortalecer la gobernabilidad democrática», expresó.

Por su parte, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, criticó las medidas estadounidenses y dijo que la lista «no tiene NADA que ver con ‘corrupción’, sino que, a su juicio, es pura política e injerencia de la más «bajera».