El Estado no protege a los niños y jóvenes venezolanos de la violencia

482

La trabajadora social e investigadora del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) Olga Ávila indicó este jueves 24 de febrero que el Estado venezolano no está defendiendo ni protegiendo de la violencia a los niños, niñas y adolescentes en el país.

En la presentación por vía Zoom del informe nacional de Violencia Estructural en la familia en la crisis humanitaria de Venezuela del OVV, Ávila expresó que de acuerdo a los hallazgos de esta investigación también hay una alta desatención a las familias venezolanas que se encuentran en un estado de necesidad y pobreza.

En referencia a esto, Ávila dio a conocer casos que identificaron en la investigación, siendo una de ellos el de una adolescente huérfana de 16 años en Mérida, que se encuentra a cargo de su abuela de 83 años y que se halla internada en un hospital con un cuadro de tuberculosis, desnutrición y depresión.

Otro de los casos se localiza en Bolívar, donde un niño de 1 año murió por desnutrición a causa de que su familia no tiene los recursos suficientes.

Algunas familias como factor de riesgo para niños y jóvenes

Por otro lado, la también docente resaltó que la familia se ha convertido en “un factor de riesgo y no de protección para los niños, niñas y adolescentes, y otros miembros, haciéndolos vulnerables ante las agresiones de algunos miembros o de personas cercanas”.

Con referencia a esto, uno de los casos que mencionó fue el de un adolescente de 17 años en la región capital quien, sufre epilepsia y que además de no recibir su tratamiento, es víctima de tratos crueles e inhumanos por parte de madre y hermanos mayores.

“Por mal comportamiento, la madre lo controla poniendo en su cuerpo una cucharilla caliente, el dolor lo calma, y por ello lo mantiene encadenado dentro de la casa”, acotó.

Y por supuesto, los casos de abuso sexual están muy presentes en la investigación. Ávila hizo alusión el cuadro de una niña de 8 años en Táchira que actualmente se encuentra en una casa de abrigo, fue abusada en su casa por su abuelo, abuelastro y tíos, además del maltrato y tortura que recibía.  

La investigadora resaltó que las distintas formas de violencia descritas en el informe, “evidencian la violación normativa de los derechos humanos de las víctimas, y sus familiares, alimentando la impunidad en el manejo de los casos, así como la ausencia de políticas públicas que garanticen mejores condiciones de vida”, puntualizó.