El tributo a Queen hipnotizó al Teatro Teresa Carreño

118
Foto: Lenys Martínez

A finales del año 1998, el músico Ezequiel Tibaldo comenzó la búsqueda de músicos para formar una banda y rendirle tributo a aquellos que lo influenciaron durante toda su vida: Queen.  

Los primeros en llegar fueron Matías Albornoz (baterista) y Pablo Padín (piano y voz). Poco tiempo después se unió Francisco Calgaro (✟). El nombre del grupo nació como “Dios salve a la Reina” y empezó a dar sus primeros toques en su natal Argentina.

Padín ya tenía un detalle a su favor: el parecido físicamente con Freddie Mercury y sus movimientos en escena eran casi exactos a los del fallecido vocalista principal de Queen, quien el pasado 24 de noviembre cumplió 31 años de fallecido.

Desde entonces, no dejan de cautivar en cada sitio que se presentan con “Dios salve a la Reina”.

En esta oportunidad, la banda visitó a Venezuela para dos únicas presentaciones, una de ellas en Caracas en la sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño, en donde Padín junto a sus compañeros, lograron hipnotizar por completo a todas las personas que asistieron a verlos.

Foto: Lenys Martínez

“En ese tipo vive el espíritu de Freddie Mercury”

Foto: Lenys Martínez

“En ese tipo vive el espíritu de Freddie Mercury. ¡Qué increíble!”, expresó uno de los fanáticos durante el concierto que se llevó a cabo la noche del sábado 26 de noviembre. A su lado, estaba una muchacha, ella lloraba mientras veía a Padín personificando a Mercury en una extraordinaria entrega en voz, vestuario, gestos y dominio del escenario.

El espectáculo inició a las 8:35 pm con un aforo lleno en su totalidad. Se pudo ver a personas mayores cantando a todo pulmón las canciones, pero también asistieron varios jóvenes que también se entregaron por completo al repertorio que ofreció la banda durante las dos horas de concierto.

“Dios salve a la Reina” se paseó por todos los éxitos de la banda británica de rock nacida en Londres en 1970. Las primeras fueron las baladas que mantuvieron al público totalmente absorto con Somebody to love, Save me, Love of my life, entre otras.

El público enloqueció

Posteriormente, la locura se apoderó del recinto cuando Padín interpretó Radio Ga Ga, seguido de Crazy little thing called love, sin dejar de lado a Bohemian Rhapsody, en cuyo tema se observó a Padín entregado en el piano y la voz junto al público en un solo coro.

Foto: Lenys Martínez

Le siguieron I want to break free, We will rock you, luego la otra canción más coreada de la noche We are the champions y I want it all que marcó el falso final, para luego regresar y despedirse a las 10:25 pm con Don’t stop me now. No obstante, aunque el público pedía “¡otra, otra, otra!” el encendido de luces de la sala indicó que la función había culminado.

La revista Rolling Stones bautizó a “Dios salve a la Reina” como “el mejor show tributo del mundo” y… no se equivocó.

Foto: Lenys Martínez