Elías Cornejo: escalada de migrantes por el Darién no se va a detener

161
Foto: referencial.

Elías Cornejo, coordinador del servicio de migrantes de Fe y Alegría Panamá, aseguró que la inédita alerta migratoria realizada por las defensorías de Panamá y Colombia, advierte sobre las dificultades que enfrentan las instituciones que atienden a los migrantes en esos países.

“A partir de diciembre de 2022 otra vez empieza la escalada de población (migrante), particularmente venezolana, a subir. Y entre enero y marzo de este año, más de 30 mil venezolanos ya han entrado (a Panamá); sobre todo en marzo, cuando entraron 28 mil. Eso ya te da un indicativo de que la escalada no se va a detener”, dijo Cornejo este jueves en el programa Punto y Seguimos, que transmite Radio Fe y Alegría Noticias.

Indicó que a la par del aumento de migrantes, se incrementan sus vulnerabilidades.

Expresó que este jueves hablaron con un organismo que trabaja in situ en el Darién y refirió que zonas como Bajo Chiquito, una población indígena que es puerto de acceso a Panamá, está colapsada.

“Entran 1.000 personas por día. A este ritmo lo más seguro es que estemos hablando de que, para el mes de junio, ya estemos con la mitad de lo que ingresó el año pasado en total. Y cuidado más”, agregó Cornejo.

Abusados de su vulnerabilidad

Contó que las personas migrantes que ingresan por el Darién son expuestas, sobre todo, a desaparición forzada, extorsión, robo de pertenencias y dinero, además de abandono de los grupos de migrantes por parte de quienes son sus “guías”, violencia sexual de todo tipo y trata de personas.

“Son parte de los riesgos que tanto la defensoría de Panamá como la de Colombia están advirtiendo”, resaltó.

A ello hay que sumarle el impacto cultural al que son sometidas las poblaciones panameñas indígenas que entran en contacto con estas poblaciones.

Por ejemplo, en Bajo Chiquito hay poblaciones afrodescendientes y pueblos originarios, por lo cual “estamos hablando de comunidades que están siendo actores y tienen todos los reflectores sobre ellas, cuando nunca lo habían tenido”.

Además, hay dos tipos de empobrecidos: los que viven en Panamá, quienes, de acuerdo con Cornejo, fueron excluidos del crecimiento económico; y la población migrante de diversos países, pero particularmente venezolanos, ecuatorianos, haitianos y colombianos.

“Son los que han estado ingresando en gran medida, pero estas poblaciones que son desplazadas por la pobreza, por cuestiones políticas, por el deseo profundo de buscar un futuro mejor, se ven a merced de grupos delincuenciales que están abusando de su condición de vulnerabilidad”, expresó el coordinador del servicio de migrantes de Fe y Alegría Panamá.

Sigue todas nuestras entrevistas y la información que se produce desde las regiones uniéndote a nuestro canal de Telegram.