ELN libera cinco soldados y un policía secuestrados en Arauca

301

La guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) dejó en libertad a cinco soldados y un policía que había secuestrado en el departamento colombiano de Arauca, fronterizo con Venezuela.

La agencia EFE reportó que una misión humanitaria de la Defensoría del Pueblo y la Iglesia católica recibió a los soldados Jovan David Rudas, José Ángel Yate, Milton Moreno, Sherman Santana y Gustavo Anacona y al policía Mauro Muñoz.

“La misión humanitaria (…) recibió a los integrantes de la Fuerza Pública de manos del Frente de Guerra Oriental del ELN”, detalló la Defensoría del Pueblo en Twitter, donde publicó una foto en la que aparecen los guerrilleros entregando a los uniformados.

El organismo valoró “el regreso de los miembros de la fuerza pública con sus familias” y dijo que mantendrá abiertos sus “canales humanitarios para permitir el regreso de todas las personas que están en poder de los grupos armados ilegales”.

En un comunicado, el ELN aseguró que se trata de un “gesto humanitario” y que recibe la voluntad del gobierno de Gustavo Petro de reanudar diálogos.

“Saludamos la voluntad del nuevo gobierno de reconocer los anteriores compromisos que ha hecho el Estado colombiano con el ELN de respetar los protocolos pactados, de reconocer la legitimidad de nuestra delegación de diálogos, de garantizar las medidas políticas y jurídicas que permitan la reanudación de las conversaciones en la búsqueda de la paz con transformaciones y justicia social”, señala el comunicado.

Justamente, el Ejército había informado el martes 16 del secuestro de los soldados Santana y Anacona cuando “se desplazaban de civil, en estado de indefensión, hacia la unidad militar ubicada en el municipio de Tame”, en Arauca, tras “disfrutar en vacaciones con sus familias en sus ciudades de origen”.

Reanudación de los diálogos

Por otra parte, el Gobierno de Colombia y el ELN oficializaron el viernes pasado la reanudación de las negociaciones de paz en Cuba, detenidas desde 2019.

La reactivación de los diálogos de paz fue una de las promesas de campaña del presidente Gustavo Petro, quien apenas tomó posesión el pasado 7 de agosto.

Petro, además, reafirmó a principios de la semana pasada que buscaría retomar los diálogos de paz.