En el Alto Apure piden misericordia ante la cuarentena y los apagones

Foto: Isaura Ramos

Los apagones en plena cuarentena social son un obstáculo más que deben enfrentar los ciudadanos y ciudadanas en la frontera del Alto Apure.

Rosa Morales, vecina del barrio Aurora II de Guasdualito, ha contabilizado 4 apagones que duran entre dos y tres horas.

“Hoy van cuatro veces y por lo que estamos atravesando ahorita, lo poquito que tenemos en la nevera se daña. Pedimos misericordia”, apunta.

La cuarentena social exige que las familias se encuentren en sus casas y eviten el contacto con otros, sin embargo, con los apagones y el calor en los llanos venezolanos, las familias se ven obligadas a salir de sus casas para refrescarse.

Otra de las consecuencias de los apagones es el suministro de agua. Cuando falla el servicio eléctrico, falla en simultáneo el de agua.

Trabajadores de la salud hacen recomendaciones como el distanciamiento social y el lavado de las manos. El agua y el jabón son aliados en la lucha por ganarle tiempo a la cuarentena.

Pero sin servicio eléctrico ni agua potable, los ciudadanos de frontera se ven de bazos cruzados para cumplir adecuadamente la cuarentena social.