En Maturín suspenden tratamientos oncológicos por falla de un aire acondicionado

202

Pacientes del Hospital Universitario Dr. Manuel Núñez Tovar, en Maturín, estado Monagas, denuncian que debido a la avería de un aire acondicionado, 13 personas dejaron de recibir sus tratamientos oncológicos.

Luximar Talis, una de las pacientes afectadas, dijo a Radio Fe y Alegría Noticias tras un acuerdo con el personal, solo se atenderán a cinco de estos 13 pacientes.

“Esto porque se trata de personas foráneas que están haciendo el esfuerzo de venir a realizarse este procedimiento que solo se está aplicando dos días a la semana”, expresó Talis.

Sin embargo, los otros pacientes oncológicos han manifestado su preocupación, ya que solo se aplica este tipo de tratamientos los días lunes y martes.

“Por ejemplo, en mi caso lo necesito cada 21 días. Imagínate que me la suspendan porque no me toca en los días señalados. Hay otros pacientes que tienen que recibir quimioterapia cada cinco días y no pueden suspenderla porque el tratamiento se deteriora”, detalló Talis.

Generalmente en la unidad oncológica de Maturín pasan a consulta de 13 a 15 personas, y reciben quimioterapia diariamente de 8 a 10 personas los lunes y martes.

Con este incidente, solo se les prestó el servicio a los pacientes foráneos y fueron devueltas ocho personas sin cumplir su tratamiento.

Indicó que esta situación también afecta a pacientes de estados vecinos como Delta Amacuro, ya que cinco personas de ese estado que viajaron a Maturín para ser atendidos se encontraron con esta noticia.

Talis advirtió que además de la falla con el sistema de ventilación, se necesita “urgentemente” mejorar los aspectos higiénicos como son los baños, y sobre todo contar con más apoyo del personal capacitado en el área de oncología del centro de salud.

“Por ejemplo en estos días se ha tenido que habilitar una enfermera del segundo piso para que nos tomara la vía, porque no tienen personal de enfermería suficiente aquí. Solo hay dos y ambas están de permiso actualmente”, aseguró.

Luximar Talis dice que es un “trabajo gigantesco” y un sacrificio que se hace para obtener las medicinas, ya que el seguro social no puede facilitarlas todas, por lo que muchos pacientes y familiares tienen que buscar la manera de comprarlas en dólares.

Agregó que la alimentación es otro reto, pues deben seguir un régimen alimenticio adecuado que les permita resistir un tratamiento como la quimioterapia, que no todos pueden costear.