En Nicaragua prosigue la persecución contra la iglesia católica

285

David Quintana, director del medio digital Boletín Ecológico, expresó que en Nicaragua no se respetan “ni las propias vidas de los sacerdotes”.

El periodista nicaragüense, exiliado en San José de Costa Rica, indicó este 18 de agosto a través de Radio Fe y Alegría Noticias, que tiene la confirmación de que se encuentran tres sacerdotes en la cárcel.

Uno de ellos está recluido en una celda de tortura, mientras que el obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, está prácticamente “secuestrado en su propia sacristía junto a otros 5 religiosos, pero dos salieron y fueron detenidos”, por la policía.

Vale recordar que a finales del mes de julio el gobierno nicaragüense, a través del Instituto de Telecomunicaciones, cerró 6 radioemisoras católicas, pertenecientes a la diócesis que dirige Álvarez, cuestión que rechazó de plano la Conferencia Episcopal.

Quintana explicó que desde el año 2018 el gobierno de Daniel Ortega viola los derechos humanos en Nicaragua llevando a cabo “fuertes” represiones y cancelaciones a organizaciones sociales, fundaciones privadas, “amén de las encarcelaciones de dirigentes políticos que le adversan, como respuesta a las protestas y reclamos de la sociedad civil, entre los que se incluyen algunos obispos y curas”.

Indicó que el 18 de abril del 2018, la vicepresidenta Rosario Murillo, quien es esposa de Daniel Ortega, en un momento de ausencia del mandatario por razones de salud, realizó una reforma a la ley del seguro social, lo que originó que los adultos mayores, gremios y sindicatos, salieran a las calles a protestar.

Estas protestas tuvieron como respuesta la represión por parte del Estado, al punto de que los adultos mayores salieron lastimados, luego los jóvenes universitarios salieron a las calles para defenderlos a través de barricadas.

“A partir de estos hechos el gobierno dejó de lado su actuar solapado, y los años siguientes ha mandado a paramilitares junto con la policía a disparar a aquellos que estuvieran en las barricadas”, afirmó el periodista.

El papel de la Iglesia en medio del conflicto

Quintana sostiene que durante todos los acontecimientos que se han venido dando, la Iglesia católica ha tenido una “gran participación”, pues, entre otras cosas, se encargaba de atender a los heridos con medicinas y comida, actividades que llevaban a cabo los llamados “azul y blanco”.

Según el periodista, el “odio” por parte del Estado hacia los sacerdotes ha crecido, y con ello la persecución.

“Primeros fueron a atacar a los políticos, segundo fue atacar a las organizaciones no gubernamentales que ya son más de 2.000 cerradas y ahora quiere ir hacia la Iglesia católica, porque Ortega considera que es parte de un golpismo”, manifestó.

Explicó que hay sacerdotes exiliados, como es el obispo Silvio José Báez, quien fue amenazado a muerte y por ello se tuvo que ir en el 2020.

“La situación actual del país es que Ortega junto con su esposa quien es la vicepresidenta, todos los días hacen un discurso odio por medio de sus medios oficiales diciendo que la iglesia católica es parte de un golpismo orquestado por Estados Unidos y la Unión Europea”, refirió.

Asimismo, expresó que el Estado actualmente tiene más de 180 presos políticos, entre ellos siete periodistas y siete precandidatos a la presidencia.