Entregaron a Bachelet testimonios de víctimas de la violencia en la frontera de Apure

Decenas de testimonios de venezolanos víctimas de los enfrentamientos entre tropas venezolanas y grupos irregulares en la frontera del Alto Apure llegaron hasta la oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (Acnudh), Michelle Bachelet.

Delsa Solórzano, presidenta del partido Encuentro Ciudadano y defensora de los derechos humanos, ratificó que las denuncias internacionales están en pleno proceso y la entrega de evidencias a organismos internacionales fueron enviadas a la oficina de Bachellet.

De acuerdo con la dirigente política «los abusos fueron cometidos por castrenses y funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) en medio de los enfrentamientos con un grupo disidente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Apure».

Uno de los testimonios pertenece a Emir Remolina, uno de los venezolanos desplazados que se encuentra actualmente en Colombia y a quien le asesinaron a sus padres, su hermano y a su tío. «Cuando llegaron los del CONAS y las FAES fue cuando empezó la gente a desaparecer, fue cuando mataron a mis padres. No entiendo por qué se metieron con ellos, todo el mundo sabe que son gente inocente, que no tiene nada que ver. Tampoco mi hermano ni mi tío», dijo Remolina durante una entrevista en vivo.

Según un vídeo publicado por Gaby Arellano realizado desde el lado colombiano el 31 de marzo, «los enfrentamientos no han cesado».

“Hemos recibido denuncias creíbles de abusos por parte de las fuerzas de seguridad en contra de la población de Apure”, afirmó también el director de la División de las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco.

Las ONG FUNDAREDES y PROVEA también han venido documentando los sucesos con testimonios de algunos desplazados y familiares de las víctimas.

Según la primera ya son más de 6 mil personas que han salido forzosamente desde La Victoria y sus alrededores. Javier Tarazona, presidente de FUNDAREDES, aseveró en una entrevista telefónica para la agencia EFE que «nada más en Arauquita hay más de 5.000 venezolanos desplazados. Algunos están en otros lugares, pero no en sitios de resguardo, han acudido a casas de amigos y familiares”.