Familiares de desaparecidos en el naufragio del Delta piden ayuda para buscarlos

Familiares de Cristian Hernández y Jesús Martínez, dos primos que están desaparecidos desde el pasado 22 de abril tras el naufragio de la embarcación que zarpó desde Tucupita hacia Trinidad y Tobago, requieren de colaboración para emprender una búsqueda independiente.

Aseguran que las autoridades regionales solo ejecutaron un operativo de búsqueda y rescate por dos días. No obstante, al cumplirse más de una semana del naufragio, los familiares de los desaparecidos emprenderán una jornada de rastreo por sus propios medios, con la colaboración de algunos deltanos.

Aura Acosta, madre de Cristian Hernández, de 32 años de edad, informó que tras diligenciar en la comunidad de La Horqueta, lograron conseguir una embarcación con motor fuera de borda. No obstante, les hace falta combustible, comida, insumos y personal de salud para recorrer diferentes comunidades en busca de los desaparecidos.

La señora Acosta, que vive en la comunidad de La Florida, recurre a la buena voluntad de las personas a quienes les pide que les colaboren con gasolina y lubricantes para motores fuera de borda.

Asimismo, la señora Emilcia Acosta, madre de Jesús Martínez, otro de los desaparecidos, imploró que colaboren con lo que puedan. Ella también instó a las personas u organismos que poseen avionetas o helicópteros, a que les presten el apoyo en la búsqueda de los desaparecidos.

Quienes tomen la decisión de colaborar con la familia Acosta, pueden comunicarse al número de teléfono 04148830346 o dirigirse hasta la comunidad de La Florida y preguntar por los familiares de los desaparecidos.

Aura Acota y Emilcia Acosta están convencidas de que sus hijos están con vida porque sus cuerpos no han sido hallados. Ellas señalan que las personas que fueron rescatadas recientemente dijeron que los demás podrían estar vivos.

Lizeta Hernández, gobernadora del estado Delta Amacuro, informó a través de una cadena radial que hasta la tarde del lunes 3 de mayo cinco personas seguían desaparecidas.