Habitantes de San Vicente en Maturín exigen un preescolar

17
San Vicente de Maturín
Foto: cortesía

Los residentes del sector Simón Bolívar, de la parroquia San Vicente en Maturín, protestaron en la carretera nacional para exigir al gobernador, Ernesto Luna, y al Ministerio de Educación, una sede digna para el estudio de los niños y niñas de la comunidad.

Las representantes contaron a Radio Fe y Alegría Noticias que son más de 80 niños y niñas que se ven afectados por el incumplimiento del gobierno nacional en relación a la construcción del colegio. Precisaron que la única opción que les han dado es la de llevar a los infantes a otros colegios de la parroquia San Vicente.

Una de las madres, Yeidis Marcano, explicó que en el Centro de Educación Inicial Juan Ramírez de la comunidad las clases se han visto interrumpidas.

“Las clases en el preescolar se han visto interrumpidas desde el pasado 20 de diciembre, cuando nos desalojaron de la casa que había sido prestada por un vecino para que funcionara, mientras se resolvía lo de la sede. Pero en vista de que no se concretó nada, sacaron la institución de ahí. Solo queremos que el gobernador nos apoye y gestione un colegio para los niños y niñas del barrio Simón Bolívar en Maturín”, expresó.

Del mismo modo, Marcano pidío a las autoridades que puedan dar mejores beneficios en obras educativas para los habitantes de la comunidad, además de pedir porque las calles sean asfaltadas, alumbrado público, agua potable y muchas carencias que tiene la comunidad.

Los vecinos del sector Simón Bolívar invitaron al gobernador Luna, a visitar a la comunidad así como lo hizo durante la campaña para las pasadas elecciones del 21 de diciembre del 2021.

“Hacemos un llamado de atención del gobernador Luna para que venga y nos visite así como lo hacían en campaña; para que él y la alcaldesa conozcan la realizad de este sector y mucho más esta necesidad que tenemos con el Centro de Educación Inicial. Queremos una solución efectiva ya”, dijo Francesca Salazar, una de las protestantes.

“Cuando nosotros conversamos con el personal de Zona Educativa, la solución que nos dieron fue llevar a los niños en horario de la tarde a otra escuela. Esto es muy peligroso para nosotros y más para los niños: en pleno sol tenemos que salir. Queremos que el gobernador nos ayude a comprar esta casa, porque no tenemos comodidad. Solo queremos el bienestar de los 80 niños y niñas”, sentenció Salazar.

Sigue todas nuestras entrevistas y la información que se produce desde las regiones uniéndote a nuestro canal de Telegram.