Hugo Carvajal busca salvarse ofreciendo información a la CPI

El ex director de inteligencia del gobierno de Venezuela, Hugo Carvajal, podría burlar el intento de extradición a Estados Unidos por parte de la justicia española.

Las declaraciones e informaciones que pudo haber aportado Carvajal ante un Tribunal español son desconocidas, y catalogadas como «secreto» por parte de su defensa.

Pero también, este martes difundió una carta a través de sus redes sociales, en la que revela que ha estado colaborando con la Corte Penal Internacional (CPI) aportando información para la investigación por crímenes de lesa humanidad en Venezuela.

En uno de los apartados dice que “mi información tiene valor si se canaliza de manera correcta. Así he manejado y guardado celosamente todo siempre. Hasta ahora no he utilizado nada, ni he dicho nada a nadie, de ninguna agencia, de ningún país, con dos excepciones: la Corte Penal Internacional y la comisión de Derechos Humanos de la ONU. Eso lo hice hace más de un año”.

Lo que habría cantado hasta ahora

Durante el fin de semana, la prensa internacional señaló que Carvajal facilitaría datos cruciales sobre la actuación de los grupos terroristas como las Farc y la ETA en suelo español. Durante su permanencia como jefe de la inteligencia venezolana habría podido tener acceso a datos certeros que ahora estaría dispuesto a entregar.

Además, los hechos estarían vinculados directamente con el propio Hugo Carvajal. De ocurrir la confirmación de la confesión de delitos contra España por parte del detenido, sería juzgado en España.

La posible confesión de delitos frustraría el pedido de extradición por parte de Estados Unidos que lo solicita por delitos relacionados con narcotráfico.

La negativa de extradición estaría sustentado en que los delitos que se les imputarían a Carvajal serían distintos a los que se les imputa en Estados Unidos. O en todo caso, podría actuar como testigo y no como acusado por señalamientos contra personajes de la política en España.

Por consiguiente, España abriría un proceso judicial que puede tardar varios meses, incluso años, y se impediría por la vía legal la extradición a Norteamérica.

Este nuevo escenario, marca el inicio de un nuevo proceso contra una ex ficha del gobierno de Chávez y Maduro. Y ocurre luego que la Audiencia Nacional ratificara la decisión de enviarlo a Estados Unidos.

La maniobra de la defensa fue muy astuta, y está por determinar cual será la condición judicial de Carvajal ante la justicia española.