“Es como si se quemaran tres estadios por minuto”

incendios en la Amazonía
Las llamas evidenciaron la creciente deforestación en el mayor bosque tropical del mundo (Foto: AP)

Para la ecologista, Liliana Buitriago, el presidente brasilero, Jair Bolsonaro, debería ser juzgado por crímenes de lesa naturaleza por los incendios en la Amazonía. Aseguró que, actualmente las llamas consumen una extensión de tierra equivalente a tres estadios, cada minuto.

Entre tanto, Venezuela promueve pronunciamientos internacionales en favor de la Amazonía, pero no altera sus políticas de extracción de oro y otros minerales.

La investigadora del Observatorio de Ecología Política de Venezuela, dijo a Radio Fe y Alegría Noticias, que los incendios en la Amazonía no son los únicos que se registran actualmente a nivel global. Sin embargo, puntualizó que estos particularmente han crecido en un 85%.

La ampliación de la frontera agrícola sería la principal causa de los incendios en la Amazonía

Liliana Buitriago aseguró, que esta situación tiene su origen en la ampliación de las fronteras agrícolas en varios países. Dijo que estos “proyectos desarrollistas” han permitido que haya una deforestación importante en esa zona. Además, hacen que se salgan de control incendios que deberían ser normales para el período en el que nos encontramos.

Aunque la mayor afectación se da en Brasil, recordó que en Bolivia recientemente se han firmado varios acuerdos y se han hecho ciertas negociaciones para la ampliación del desarrollo agrícola que ha hecho que también en este país se registren los incendios.

Indicó, que más allá del manejo mediático diferenciado que han tenido Jair Bolsonaro y Evo Morales, contrastando al tener a uno que desestima el impacto que suponen los incendios, frente a otro que sale en televisión apagando el mismo las llamas y poniendo a disposición recursos para combatir los incendios, en el fondo hay lo mismo.

Con lo que enfatizó, que más allá de alimentar la discusión sobre cómo los actores se comportan frente a los incendios, el verdadero debate está sobre la razón de fondo de esos incendios, que:

“tiene que ver con una forma de depredación de la vida y de los ecosistemas que tenemos, que pone en riesgo el equilibrio entero del planeta.”

Explicó, que la situación supone un crimen de lesa humanidad por la cantidad de pobladores indígenas que están resultando afectados en su territorio. Pero, además, representa un crimen de lesa naturaleza por la cantidad de flora y fauna que está resultando devastada.

En este sentido, indicó que diversos grupos ecologistas han exigido que esto sea tratado como un delito de lesa naturaleza y el presidente Bolsonaro sea tratado como un criminal.

La destrucción de la Amazonía alteraría el ciclo de lluvias de todo el planeta

La ecologista explicó que este ecosistema es el que mantiene el equilibrio en el planeta y permite que se produzcan lluvias en Venezuela, por ejemplo.

Indicó que la Amazonía es como tener un océano, pero uno vegetal, que hace que sean posibles los ciclos de agua en el planeta.

Señaló:

“eso afectaría directamente y tajantemente, el ciclo de lluvias en Venezuela, en muchos países y en el mundo.”

Liliana Buitrago recordó el “día negro” que vivió Sao Paulo el pasado 19 de agosto, cuando el cielo se tiñó de negro a las 3:00pm. Según reseñó la agencia de noticias sputniknews, el fenómeno sería la consecuencia de una combinación de humo y alta humedad traída por un frente frío que llegó a la costa de Sao Paulo.

Indicó que estos fenómenos evidencian que, aunque veamos todo esto como algo ajeno, lejano, que ocurre en lugares no habitados, realmente es lo contrario y afecta nuestra vida.

Dijo:

“se está quemando uno de los lugares con más vida en todo el planeta y puede tener consecuencias en nuestra vida cotidiana.”

Asimismo lo advertía Alejandro Aguilera, secretario general del Movimiento Ecológico de Venezuela, al analizar las consecuencias de los incendios en la Amazonía, cuando dijo “el cambio climático es una realidad”

Venezuela promueve pronunciamientos internacionales por la Amazonía pero mantiene sus políticas extractivistas

La ecologista destacó, que el gobierno venezolano inste a los gobiernos del mundo a pronunciarse ante la amenaza que supone los incendios en la Amazonía.

Sin embargo, consideró “esto no está desconectado de un modelo de avance, desarrollista, que se ha implementado en Latinoamérica. Que está, además, de la mano de alianzas con grandes países como China, en otros casos Estados Unidos; que tienen un objetivo común: la reprimarización.”

Explicó, que con este proceso, estos países buscan que los países latinoamericanos sean sólo productores de materias primas para favorecerles con sus planes de desarrollo.

Agregó, que estas mismas pretensiones han hecho que se reactive la posibilidad de la extracción de carbón en la Sierra de Perijá, por ejemplo.

Señaló, que el conflicto político venezolano facilita que se avance en este proceso de reprimarización, violentando a las generaciones futuras y la constitución venezolana.

Sentenció:

“Independientemente de que sea, por decir un ejemplo, el gobierno turco o el chino u otro país, lo que hay detrás de esos intereses es el capitalismo como forma de expresión máxima del extractivismo más salvaje que puede haber. Estamos en un momento de una profundización neoliberal importante en el país, donde todos estos recursos están siendo dados a estos países.”

Finalmente, sobre el Arco Minero del Orinoco, advirtió que de continuar su avance afectaría de manera permanente las fuentes de agua de las ciudades. Asimismo, criticó otros proyectos que promueven la extracción de cuarzo, piedra caliza, coltán, entre otros.