Instan a retomar proyecto para cubrir la demanda de agua en Anzoátegui

223

Las constantes interrupciones en el servicio de agua potable en la zona norte de Anzoátegui, han dejado en evidencia la poca respuesta que se le está dando a la población en materia de abastecimiento hídrico.

Para este 26 de mayo muchos sectores de los municipios Guanta, Sotillo, Simón Bolívar y Urbaneja llevaban entre 5 días y una semana sin recibir agua por tubería.

La Hidrológica del Caribe publicó en sus redes sociales que se implementaría un cronograma desde este 17 de mayo por una falla menor en la estación de bombeo Curaguaro, sin especificar el tiempo estimado para solventar dicha falla.

Se quedó corto el canal de Caratal

Para Rodolfo Gil, presidente de la Fundación Agua para Todos, el problema radica en que la capacidad del canal de Caratal está por debajo de la actual demanda de la población.

“Este es el principal acueducto que alimenta las plantas de tratamiento, tanto la José Antonio Anzoátegui como la de El Rincón. Este canal solo puede transportar en su máxima capacidad de 4500 a 5000 litros por segundo y la mancomunidad necesita alrededor de 8 mil”, explicó Gil.

Insalubridad

El portavoz de la Fundación Agua para Todos refirió cómo otro problema del canal que demanda prontitud es la exposición de este a aguas servidas y las poblaciones de sus alrededores.

“Este es un canal que tiene 80 años de construido, un canal precario, expuesto a toda la contaminación y aguas servidas que generan las personas que se han ido instalando a orillas de este canal”, refirió.

Soluciones

Ante esta situación, el ambientalista, a través de la fundación a la que pertenece, propone que se retome el Proyecto Original del Turimiquire.

Durante la construcción de la represa Santiago Mariño en el alto Turimiquire (Sucre), se construyó una Planta de Tratamiento con una capacidad de 15 mil litros por segundo, “cinco mil que iban a la zona de Sucre y Nueva Esparta y los otros 10 mil para la zona de Puerto La Cruz, Barcelona, Guanta y Lechería. Sin embargo, en el camino ese proyecto se paralizó y se construyeron dos plantas aguas abajo”, argumentó Gil.

A juicio del pro ambientalista, el canal de Caratal ya cumplió con abastecer a las dos plantas de tratamiento (José Antonio Anzoátegui y El Rincón). No obstante, al sol de hoy, desde su óptica, dejó de cumplir con las condiciones sanitarias y los requerimientos para lo que se creó.

Desde la fundación Agua para Todos esperan que el gobierno nacional y regional entiendan la necesidad de retomar este proyecto para poder garantizar el recurso hídrico a la población anzoatiguense.